miércoles, 7 de junio de 2017

¿Qué hay en tu mente?

Un montón de estrellas que se conectan y bailan, un ruido blanco que siempre te acompaña, un bultico color adictivo café que baila sensualmente de un lado a otro, pica un ojo y sonríe, haciéndome sentir que el suelo es movedizo, que mis piernas son de plastilina y todo mi cuerpo se derrite.

Una energía angustiosa que grita fuerte aunque no habla, un corazón que en su arritmia se hace sentir, un cuerpo que desfallece ante los miedos infundados, tan estúpidos como la humanidad, tan reales como la maldad.

Una esperanza puesta en el mar, unas ganas que nunca paran de luchar para conseguir ser notadas y opacar a los demás. Un "pasito a pasito" como mantra, un llamado a mi eterna libertad.

No es pánico a la vida, es pánico a defraudar. ¿Defraudar a quién si ya nadie se sienta a esperar? Calma, calma, finalmente todo tiene que encajar.

Abrir los ojos, temblar, llorar, sonreír, respirar, principalmente respirar. Un minuto tras otro, no pensar más allá. El futuro es sólo oscuro, un cúmulo de incertidumbre que no quiero desentrañar. El futuro es sólo sumatoria de presente. El presente es este minuto, no el próximo, no el que acaba de pasar.

En este minuto escribo, en el que viene ya no sé, tal vez ir a nadar al mar, tomar algo tranquilo, caminar o sólo respirar. Si respirando te gastas la vida, ¿de qué vale lo demás?

Estás sentada en un sueño, un sueño que se va haciendo realidad. Abre los ojos, sonríe, respira profundo y conéctate al Universo, da las gracias y dedícate a continuar.

Día de nubes, día de agua, día de tranquilidad. Baja tus propias expectativas, tu vida es envidiable la verdad.

Nadie espera nada de nadie más que construya y busque su propia felicidad. Si no es así ya se estrellarán. No hay libreto, no hay manual, te respondes a ti misma, calma que lo vas a lograr.

¿Lograr qué? Tranquilidad.
Miro a mi hija, ella es calma, alegría y paz. "Ser como ella cree que soy", dicen que es lo que uno debe ser. Vaya locura.
Tranquilidad, gratitud, plenitud, valorar.

Quisiera hablar con el amor, cariño mío, ¿cómo estás?
Anoche en la tormenta me soñé estar a su lado, abrazar su cuerpecito y en sus ojos ver mi seguridad.

Amor, gracias, te amo.

Deadlines, es hora de sentarme a trabajar.

No hay comentarios: