miércoles, 4 de enero de 2017

Perdiendo el tiempo

Ya no sé si llegué tarde a tu vida o si llegué a tiempo. ¿O tal vez llegaste? 
A mi vida le caes en un buen momento, pero veo que a la tuya no, aunque lo que veo es diferente a lo que siento, a lo que me haces sentir.

Hay cosas que pasan de las que uno no entiende nada. Vos y yo coincidiendo en este momento es una de esas cosas. Y como siempre, me como de vez en cuando el coco intentando descifrar de qué va todo esto.

Creo que hay una lección aquí guardada, aunque aún no la veo.
¿Que deje de ser ociosa con la sexualidad con una mujer? ¿Que te ayude a descubrir quién sos realmente? ¿Que te deje en paz -como mejor persona- porque ya hay alguien más en tu vida? ¿Que vuelva y omita el gusto físico y me enfoque solo en construir una amistad como lo que planteaste la última vez, el 31 de diciembre? ¿Que te sacuda el mundo?
No lo veo claro. Será fluir con mucho respeto y mucha ética para no herir a nadie, no me gusta herir, ni que me hieran, entonces será apegarme al karma y portarme de acuerdo a lo que vayás planteando, no yo para no meter las matas ni nada.

Fluir con cuidado. FIN.

No hay comentarios: