lunes, 5 de septiembre de 2016

Tirando la toalla

Tal vez no sea sólo él a quien deba soportar y sobreponerme, tal vez ella también lo sea.
 
Tanto veneno puede salir de su boca, ¿cómo puede ser posible que sea yo su amor?
 
Quisiera alejarme un poco, no saber nada, no enterarme, no participar, no jugar más, no vivir en su entorno por un tiempo. No sé por cuánto, sólo sé que a veces digerir tanto daño me consume toda la energía, me deja vacía y en un punto que detesto. Me cuesta más de lo que debería (después de tantos episodios) volver a estar intacta y ser intocable, a pesar de que no me han matado, a veces se me complica.
 
¿Para qué balas cuando existen otros crímenes? Ya quisiera yo atravesarlo con balas, seguro él también quisiera quitarme lo único que no ha intentado... Tanto daño, tanto odio, tanto veneno y aquí seguimos, unos siendo depredadores, otros en la conquista de la libertad a pesar de las injusticias. 

Hasta este punto he llegado a dudar varias veces si vale tantísima pena, es que es más de lo que merecemos, de eso que no quede la menor duda. Incontable esfuerzo, llanto, desesperación, desesperanza, lucha incansable ha sido hasta hoy y quisiera tirar la toalla.

¿Qué sentido tiene todo esto si abro los ojos y no hay nadie quien me apoye más que ella con las pocas fuerzas que tantas guerras le han dejado?

No hay comentarios: