sábado, 2 de enero de 2016

Amor por las letras

La extraño, pero me lleva el diablo antes de hacérselo saber...
Su vida lejos de la mía, mi vida lejos de la suya, así es como debe ser.
Conclusión sacada luego de innumerables golpes y dramas.
Me quedan las letras, los juegos, la música y todo lo que me la saca de la mente.
No es orgullo, es auto conservación. 
La verdad es que en el momento en que entramos en contacto, afloran velozmente mis ganas de salir corriendo arrepentida por volver a compartir aunque sea un saludo. 
Inmediatamente se desatan los quilombos y no es vida, a su lado no hay vida, a su lado hay problemas, reproches y una serie desafortunada de ataques.
Gas, que se quede donde quiera que esté siempre y cuando sea bien lejos de mi.

¿Ven para qué sirven las letras? Ellas solitas me devuelven a mi lugar.

No hay comentarios: