miércoles, 25 de noviembre de 2015

El lado más oscuro de la chica

Espero que al leer esto, le duela.

Hay tantas cosas que no entiendo… Es normal, es como debe ser, pero en un momento como este, esto se torna abrumador.
¿Qué se necesita para que desaparezca de mi mundo entero, para que jamás nadie lo vuelva a mencionar, para que nunca tenga que escuchar siquiera su voz o verlo pasar?
¿Qué tengo que hacer…?
Usted pasó de ser el número 1, a ser la peor de las pesadillas. Una de esas que uno quisiera que termine, pero que sabe que apenas está comenzando, porque lo que le falta hacer a usted para arruinarme sé que es mucho.
Qué tirria me da.
Yo no entiendo nada que tenga que ver con usted, tampoco lo quiero entender. En un momento de mi historia pedí al Universo fuerza para comprender pero nunca la conseguí y dejé de pedirla. No quiero nada, ni que por equivocación coincidamos en mi mente.
Quisiera que desapareciera de repente, que no quedara ni un recuerdo, porque hasta los recuerdos de momentos que fueron felices hoy me dan ganas de vomitar. Usted no es quien los generó, usted es un monstruo, de esos que uno no puede dejar el pie por fuera de la cama porque aparece cuando menos se piensa y le hala las patas.
Ya no sé si es odio, no me gusta el odio porque no le encuentro mucho sentido, sin embargo percibo en mi una gran cantidad de sentimientos dañinos cuando usted aparece en escena, así sea por simple mención.
Asco, desilusión, tristeza, negación, resentimiento -puede ser-, decepción, aborrecimiento, etc. Es una lista larga, más de lo que jamás imaginé.
Usted sabe que yo lo amaba, que admiraba aspectos suyos, que lo imitaba incluso. ¿Ahora?  Ahora quisiera no compartir ni su apellido, usted es un patán.
¿Cómo se le ocurre desaparecer de la vida de su hija sin los cojones de enfrentarla y explicarle por qué ella no lo ve? Se está cagando en ella y se le va a devolver.
Por encima de todo yo creo en el karma y usted se va a gastar 1 millón de vidas siendo santo para compensar las cagadas que le ha hecho vivir a su familia.
¡Gas, me da tanto mal genio!
Quisiera no publicar esto, pero ¿sabe qué? usted pasa por aquí, y cuando lo haga leerá esto y sabrá por qué no soy capaz ni de mirarlo a la cara sin que las lágrimas me inunden los ojos de la ira que me da.
No puedo creer que en algún momento lo admiré. Apelo a la inocencia para no detestarme a mi misma por boba.
Mi terapeuta me explicó que usted había venido a nuestras vidas a desestabilizarnos, para enseñarnos cómo crecer frente a las circunstancias y a la negatividad que usted genera, cómo le parece, al parecer hasta que no aprenda a lidiar con usted, no se va a ir. Como dice mi papá, ¡vida pa’hijueputa la mía! ¡Cómo voy a aprender a lidiar con usted si siento que me va a dar una úlcera si sigue apareciendo!

No me gusta atacar, no me gusta la violencia, no me gusta ser la persona que soy frente a usted, sus actos o su recuerdo. No me gusta. No sé cómo no serlo. No me gusta que me corchen tampoco.
No debo dejar que me afecte, es la clave, también me lo enseñó mi terapeuta. A veces lo hago muy bien, pero cuando me coge desprevenida me saca de casillas.
Me desgarro las tripas, me provoca caerle a golpes a ver si así deja de ser tan mala persona, pero no, hay con quienes no se puede razonar, y de esos usted es el campeón, porque por encima de usted nadie, ¿verdad?.
Usted es el “niño dios”, el todopoderoso víctima número 1 de todo lo que ha pasado en el mundo, bueno o malo, porque hasta el famoso aleteo de una mariposa al otro lado del mundo es el culpable de su porquería de vida, todos menos usted, ¿verdad? así no se razona con nadie. Asuma su puto caos, madure y sirva para algo bueno, no para “enseñarnos a crecer frente a sus actos negativos”. Bobo cagado. No le digo hijo de puta, porque ella no es puta.

Quiero olvidarme por completo de usted, maldita pesadilla dañina que no se acaba nunca.

Me voy, porque ¿sabe qué? ni vomitando todas las letras puedo sacarme esta mierda que usted me causa de adentro.



Partamos de una "certeza"

Empecemos por reconocer que todo el mundo está en nuestras vidas de paso, así como de paso estamos nosotros en las vidas de los demás.
Por días, por meses, por años o hasta por horas, todos pasan, se van.
Algunos afortunadamente más rápido que otros.
Si no se van ellos, se va uno. Todo es cuestión de tiempo.
A no ser que hagan la de Romeo y Julieta, casi que podría ser una certeza.
El cambio es constante, no hay forma de mantener relaciones estáticas porque nosotros mismos no lo somos.
¿Cuál es el punto entonces si siempre hay despedidas?
A estas alturas creo que disfrutar y crecer...
"Poder decir adiós es crecer"

lunes, 23 de noviembre de 2015

Huyendo de ese barco

Que nada te quite la tranquilidad, que nadie te quite la tranquilidad.
Todo pasa, el tiempo es amigo del olvido y eventualmente te lo presenta.
Pfffff
Fuck it, I'm not up for this shit.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Una putada llamada D

Esa onda anormal, ese mareo, esos ojos encharcados, esa falta de aire y esa opresión en el pecho son demasiado familiares ya.
Volvió a entrar en juego, ¿qué vas a hacer?
...

martes, 17 de noviembre de 2015

El amor más grande, sin duda

Cuando la miro, siento que se me va la vida y dejo de ser yo para convertirme en una extensión de ella, sonriendo me pierdo en su energía y me dibujo para hacerla feliz. Siento que me dejo ir a mi misma para quedarme junto a ella.
Me inspira ternura, abrazarla, jugar con ella y repetirle casi hasta el cansancio que es la niña más linda del mundo, que es lo que más amo, que es el amor de mi vida.
Realmente es el amor más grande que siento.

Mi cara cambia, mis gestos y mi forma de hablar se ajustan a ella, de tal manera que ella sienta que nos entendemos, que somos iguales. Todo de mi cambia por ella, me mira y me da paz.

Lo merece todo, es loquita, hermosa y yo vivo derretida con ella.
La verdad, quisiera ser un manto gigante que la cubra, que la proteja, que no permita que nada le haga daño porque no debería recibir dolor alguno. Quisiera poder darle todo, que nunca le falte nada, así de iluso es el amor.

Cuando estoy junto a ella soy feliz, ojalá nunca me faltara la energía ni la imaginación para seguir sus corrientes. Ojalá cuando crezca, ese "deschavete" que nos une permanezca intacto y no sienta la necesidad de alejarse sino que recurra a mi para todo y para nada, así es el amor, el amor más grande.

Princhi, sos el amor de mi vida.

Mundo inmundo

Este mundo está cagado desde que haya gente peleando y juzgando a otros por poner una bandera en un perfil de una red social. 
En vez de dar amor dan odio, dan bullying, dan fastidio.
Tantas tragedias a nivel macro son el puro reflejo del odio y de la intolerancia a nivel "micro". ¿Cómo pide alguien que paren las masacres y las guerras cuando reacciona con veneno ante lo que hace otro? Ego hijo de las tres mil putas.
Todo se reduce al ego. 
En la educación debería incluirse el dominio del ego, su supresión y su uso netamente en situaciones de supervivencia -porque ese es su fin-.
Nos va a matar el ego, ese que nos lleva a pensar "el que me la hace me la paga", que el otro es un bobo por actuar de manera diferente a mi, que yo tengo la razón, que mi equipo es la putería y la mala para el otro y sus hinchas, que son más importantes las muertes y la guerra en mi país que en este otro, que esta es "mi mujer" o "mi hombre" y que nadie se meta, que ella o él "cómo me hace esto a mi"...
¡Pfffff!
Qué tirria me da abrir redes sociales por estos días. Renegones por todo y por todos lados.
O damos amor o nunca van a parar las peleas y las guerras.
Si a usted le da la gana de poner la bandera de Corea, Sudáfrica, Siria, Francia, Colombia o la que sea, está en todo su derecho y no tiene nadie por qué criticarlo o joderle la vida. Cada quien debería poder decidir cómo expresarse, qué moda seguir, qué hacer con cualquier aspecto de su vida.
De otra forma no tiene sentido. 
Una sociedad que se la pasa quejándose de la "opresión", pero que actúa como verdugo de sus propios miembros, incurriendo en aquello que tanto critica, es la sociedad más estúpida y sin sentido que se haya concebido, y no tiene derecho alguno a abogar por nada, menos por la paz.
Sociedad vana, sociedad hipócrita, sociedad que da asco.
¡Cómo es de bueno vivir en paz y dejar vivir en paz, sonreír, no pelear, andar tranquilo por la vida sin que otro juzgue!
Yo no sé la gente que gana con joder por todo.
No me gusta, no me gusta lo que veo en el mundo.
Al menos sé que yo si construyo mi pedazo de mundo de la mejor forma posible, metiéndole todo lo que puedo con todo lo que soy hasta ahora, yo si aporto paz en todo lo que puedo. 
Los odiosos se pueden ir a tomar por culo, yo ya me desahogué y volveré a Tranquilandia.
:)

viernes, 13 de noviembre de 2015

Es una lástima

Con lo talentosa que es para enamorar, es casi un desperdicio que no lo pueda hacer.
Vos te descuidás y ella se instala en tu cabeza de tal manera que podés pensarla tantas veces al día que te desesperás. Se instala además en todo lo que le dejás ver, en tu corazón, en tu cuerpo, en tu día a día. Es fascinante.
Tiene arte para enamorar, sin duda.
¡Y vos no la dejás!
¿Por qué la tenés amarrada, encerrada, sin libertad, sin Sol, sin dejarla fluir por el mundo como ella sabe? Te da susto o qué.
Ella te enamora si la dejás medio moverse, así de buena es.
Vos y tu puto miedo a amar, la estás matando, qué lastima, qué desperdicio. ¡Con lo bien que la podrían pasar!
Me la imagino encerrada en ese cuarto oscuro, llorando, intentando soltarse y me da una lástima, no sólo por ella -claramente ella lo está pasando fatal- sino por vos y lo que estás dejando de vivir.
La vida es para vivirla, para romperse el alma amando cuando se pueda (¿te parece muy común el amor o que?), no es para vivir cobardemente por miedo a lastimarse.
Es que igual vas a morir, ¿sabés? ¡De qué te sirve llegar sin rasguños ni cicatrices a ese día!
Nada, dejala salir y disfrutá viviendo lo que ella va a hacerte desde el momento mismo en que le des vía libre. Segurísimo valdrá la pena y el susto.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Juego puro y duro

Mantener la calma, frenar si es necesario, acelerar cuando se pueda.
Que el ego se siente atrás y la consciencia maneje con la cordura al lado, encargada de la banda sonora y las indicaciones.
Las cosas claras por contradictorias que sean algunas señales, que la lógica no falte y mucho menos el sentido común.
Es muy fácil chocarse contra un vacío cuando se desboca la emoción.
Sin afán, disfrutar y saborear cada metro recorrido sin enfocarse en el resultado, el destino engaña y no es buena la expectativa, esa va caminando con la desilusión.
Que no es el tiempo, que no es el espacio, que no es ninguna otra dimensión, que no era lo querido, que se pensó en otra cosa... El destino es el que menos importa, sólo hay que aprender durante el recorrido.
¿A qué? No lo sé, no hay manual. Pero que valga la pena (si es del caso) llegar a donde se llegue.
Vida de riqueza, no es más.
Y si una frase puede cambiarlo todo, qué cantidad de poder hay en un escrito entero...

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Disfrutar la vida y punto

Respirar, sonreír, respirar, sonreír.
La vida se trata de disfrutar, de aprovechar todo lo que pasa para crecer un poquito, pero sobre todo, de disfrutar.
Amargarse no tiene mucho sentido. Meterse a hacer la misma actividad durante 8 horas o más al día, 6 días a la semana y 40 años o más, no tiene sentido tampoco, y lamento si al leerlo se le hieren susceptibilidades.
La vida es viajar, besar, sonreír, tirarse de frente al miedo y vencerlo. La vida se trata de emociones fuertes, de esas que hacen que se te encharquen los ojos, que te falte el aire, que crees morir.
De orgasmos, de abrazos, de brindis y buenos polvos.
De parar y ver una flor naciendo en la calle, de admirar los cielos de colores, de derretirse de amor, de buena música.
De perderse en unos ojos y sentir que se te va la vida en ellos, de buenos tragos, de sensualidad, ¡de buena energía!
La vida hay que sollársela y dejar de gastarla mediocremente bajo el discurso de que hay que trabajar. 
¡No! La madre que parió al cabrón que logró convencer al mundo de esa pendejada.
El Universo es muy increíble y la Tierra es pasada de espectacular como para sólo conocer lo que quede cerquita y sea barato porque no hay suficiente tiempo de vacaciones al año. No me trago eso y no lo haré jamás, no tiene sentido.
¿Ya vio bailar las luces del norte? ¿Ya se solló la Luna llena en el Gran Cañón? ¿Ya buceó en la Gran Barrera Australiana? ¿Ya vio los Dragones de Komodo? 
Hay tantas cosas de locos que demuestran lo que digo que ni espacio hay para discusión.
Hay que abrir los ojos y sollarse el viaje en la vida, darse palo cuando toque hacerlo pero no quedarse en ello porque la vida es mucho más. 
¡Disfrute!
Sonreír, saludar al Sol, desentonar en el mundo por la alegría que te recorre hasta que llegue el día en que dejes de ser el diferente y ya no desentones.
Enamorarse de la vida, de la vida misma.
Y si, bien pueda y diga lo que dice todo el mundo: "estás loca o sos loca"
Si, ¿y qué? si mi locura me hace vivir como lo hago, la amo.

viernes, 6 de noviembre de 2015

D quiere volver

No hagas esto, no ahora, no lo arruinés.
Todo está muy bien, por fin! 
Se fue tu soulsister, pero te mandaron un sabor enorme para compensarte. Así de hermoso es el Universo.
No permitás que vuelva, luchá.
Respirá, respirá.
Estás haciendo un trabajo increíble como gerente, todo está marchando como debe ser y todos lo están reconociendo, somos un engranaje que cada día funciona mejor.
No pensés, no te estresés, no la dejés entrar porque ella se puede cagar en todo.
Mantené la calma, tomá agua, sonreí, no dejés que el pánico se apodere de vos.
Que no vuelva, justo ayer estabas pensando que la habías dejado atrás y hoy no te podés dejar atacar.
Que no te enrede la vida, pase lo que pase, sos mucho más que ella

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Deli

Ella no me deja trabajar porque se instaló en mi cabeza y secuestró mi sonrisa.
No se va, está jugando a lo que quiere, saltando de un lado a otro, metiéndose en todo, hasta en mis calzones.
¡Qué feliz! Me encanta verla jugar y hacerlo con ella. No me puedo concentrar en nada, ni en dormir porque hasta en mis sueños decidió aparecer con su cara de maldad, su picardía y sus ganas.
¿De dónde salió? No sé, no me importa. ¿Por qué justo ella? Porque la vida es así.
La voy a disfrutar enterita hasta que quiera irse.
¡Bua! Ay cordura no te vayás.
¿Cómo resistirse? Yo sabía que era cosa de locos, pero no imaginé que fuera tanto, y todavía ni la conozco.
Sonrío, muevo con un dedo los hielos de mi whisky y la miro atónita mientras juega a acabar conmigo y lo va consiguiendo.
Se me acelera montones el corazón.
Puede que sea un error, puede que sea todo lo contrario, pero de este momento no me bajo. Lo disfruto completico, la disfruto completica, con o sin vestido.
¡Viva la vida que me puso al frente a este bombón! Llegó en el momento exacto, qué perfección, ¡qué ganas!
Chao que me voy a intentar trabajar, mientras ella aparece por los laditos, asomándose con su sonrisa y saludando a la que estaba dormida, invitándola a recorrerse, a perderse en sus mundos.
¡Deli!

martes, 3 de noviembre de 2015

Emociones en polos opuestos.


Anoche sentí tanta tristeza que no podía respirar bien. Lo mejor que me pudo pasar fue ir al aeropuerto con mis gemelas favoritas, nos montamos al mini y ya nos estábamos riendo. Si no, no hubiera podido manejar.
¿Cómo vivir sin ella? Esto es nuevo, es una nueva vida en la que ella no es mi compañera de cine, fiestas, relajos, películas, cervezas, perezas, recuperaciones, todo.
Igual hay alegría en mi corazón porque ella se ha ido a hacer un sueño realidad. Tenía esa idea desde hace mucho tiempo y por fin lo logró. Eso me llena de orgullo porque es una verraca que lo dejó todo por seguir su corazón, lo cual requiere un montón de valentía.
Yo hice todo lo posible por no estallar en llanto delante de ella, pero igual lloré. Ella sabía que lo haría, se lo advertí, además me conoce muy bien.
Yo se lo quise hacer leve, pero me abrumó la idea -y todavía lo hace- de aprender a vivir sin ella al lado mío en esta ciudad.
Si, que ya me fui una vez y lo hice, pero esa vez yo estaba en un mundo nuevo, lo duro tuvo que ser para ella.
Esta vez me toca a mi, y lo acepto, soy la más floja de las dos, al menos la que más lo muestra.
Ya quiero irme para allá.
Y qué.
¿Será que se me van a dejar de encharcar los ojos en algún momento pronto?
Ella es feliz, pensando en eso me calmo.
La morocha que no es para principiantes, jueputa ome.
Y qué.
Este es mi blog y me desahogo como quiera.
Eventualmente tendré una nueva costumbre, lo sé. Siempre pasa. Es normal que un cambio provoque un choque, es la vida misma.
Siquiera hay un nuevo sabor dando rondas, me entretiene, me hace sonreír. Sea lo que sea que pase con este nuevo sabor, gracias querido y sabio Universo, y gracias al súper efectivo ritual de prosperidad de El Cielo.
Si no fuera por eso me estaría dando cabezazos contra la pared del desparche.
My queen is gone...
¡Ah! cómo no me va a doler la ausencia de su grandeza...
Sería bueno dejar de llorar, y no es egoísmo, egoísmo no la hubiera ayudado a irse, es apego y berrinche.
Normal, como cualquier cosa.
Ya se me pasará.