lunes, 14 de septiembre de 2015

Es un día no común, o si lo es?

Hay días más fáciles que otros, o más sencillos. Debe haber por lo tanto semanas más sencillas que otras.

A veces sentís que te ahogan, que te están oprimiendo el pecho y sólo pensás "respira, respira, tranquila, respira", "breathe, just breathe" (porque con vos mismo hablás en cualquier idioma).
También te repetís esas palabras cuando sentís el pecho como una pasa, como si te hubieran estripado el corazón (algo así como se siente "el corazón roto"), sin embargo, tu corazón está emocionalmente en calma. No negás que la anormalidad de sus latidos te desespera, te perturba, pero tratás de calmarte y continuar, aunque si, sería más fácil si fueran latidos comunes y silvestres.

A veces sentís que vas a estallar en llanto, que no lo vas a contener, que te vas a gastar una caja de pañuelos como si estuvieras viendo "Coqueta" o la muerte de Mufasa en "El Rey León". Pero realmente no te sale llanto, al parecer lo aplazás para cuando pase algo que lo amerite o no sé, simplemente lo aplazás. No ves para qué llorar porque si.

Lo más difícil es mantener la concentración en algo, seguir respirando, conteniendo llantos inaportantes, conservar la cordura y llevar a cabo cualquier actividad diferente a dormir. Ah, lo bueno que es dormir…

Solía llamarse Trastorno Maníaco-Depresivo, afortunadamente le cambiaron el nombre y lo que tenés se llama Disautonomía, o para el psiquiatra, Distimia.

No pasa nada, es sólo un día más. "Un día a la vez", no lo olvidés.

No hay comentarios: