jueves, 23 de julio de 2015

Me importa un culo

Tantas cosas pasan por una cabeza todo el tiempo, es increíble cómo uno logra hacer algo en absoluto. 
Yo no sé cómo será ser esquizofrénico, tampoco he conocido uno de verdad para preguntarle, pero debe ser teso. Yo a veces no puedo callar la caja de pollos mental, ahora esa gente que tiene un montón de cajas de pollos, ¡qué cagada!

Pero uno va aprendiendo con el tiempo que hay que "filtrar los pensamientos" (como me lo señaló mi amigo lajai), y no darle rienda suelta a cuanta chorrada se proyecta en uno de cuenta de las influencias externas y el propio registro.

Pensamientos -> Sentimientos -> Acciones

Por eso creo que últimamente se me ha hecho tan fácil que las cosas me importen un culo. Obvio hay unas que se salen de esa canasta, pero en general eso siento.

O tal vez la droga ya haya comenzado a hacer efecto.

No creo. Todavía me da sueño, maluquera, mareo, existencialismo, y el cocktail depresivo, todo de tacada o en pequeñas dosis, pero siempre de manera repentina -no sea que lo aprenda a controlar y los deje desocupados-.

En fin, que me enrollo como persiana.

Cada vez es más fácil dejar de lado al criminal/drogadicto, los dramas sosos de la gente pobre -pilas con esa frase, hay que conocer lo que realmente es sin alborotarse-, que esta no me escriba todos los días que me ama como lo hacía antes, que aquel dejó de buscarme, que no me atrevo a llamar a aquella, que esta otra es homofóbica y qué será de nuestra hermosa relación cuando se entere, que el vecino del lado estuvo cerca de dejarme sin privacidad gracias a su inexperiencia con la almadana, que cada vez los amigos están más lejos, que la familia de esta y este me odian, que todavía no encuentro playa perfecta para vivir, que se me olvida llamar a mis amigos, que la gerencia es muy complicada, que me voy a engordar por no fumar, que esta cosa, que esta otra...

Todo está bien metidito dentro de la categoría "Me importa un culo" y así soy feliz.
Sincera, no sé si hostil (como hace unos meses me llamó un man), pero despreocupada y sobre todo, la mismísima original habitante de mi lugar favorito, Tranquilandia.

No hay comentarios: