miércoles, 13 de mayo de 2015

Se te va el amor eterno

Ya que no estás, no puedo prometerte que te amaré por siempre.
No podría predecir qué sentiría de volver a ver tus ojos repletos de colores y brillos, tu boca tan sencilla, tu sonrisa tan magnética, tu luz.
Ahora mismo no puedo asegurar que te amaré hasta que mi corazón deje de latir, porque mis amores del pasado se han desvanecido y de no volverte a ver, podría pasar lo mismo con vos. 
Extraño mucho este lugar, este espacio que a pesar de lo público que parece ser es sólo mío, inalterable, oportuno, lleno de letras en orden o no. Un espacio invulnerable, donde mi mente sacude sus profundos confines y saca frases, o donde a veces no hay que sumergirse porque simplemente está todo a flor de piel de las neuronas, listas para jugar y soltar los mensajes que cocinan.

Lo extraño... Me he alejado un poco la verdad porque entre aviones, playas, bosques, montañas, ciudades y mundos diferentes, he tenido mucho tiempo para pensar pero pocas ganas de conectarlo todo y enfrentarme a lo que sucede cuando escribo. Además uno de mis abogados me "prohibió" escribir sobre algunos sucesos y bueno, me la sudan las restricciones entonces a veces prefiero quedarme quieta. 

Estoy viviendo uno de esos puntos de sacudidas, puntos muy altos, puntos muy locos, y finalmente se siente que todo se va configurando de forma magnífica. Disautonomía, distimia y lo demás también va haciendo parte de un coctel que no provoca más que tomarlo y sonreír.
Esta época me recuerda mucho los años cercanos al 2005, época de grandes cambios que tuvo como estocada final conocer a una de las chicas más influyentes en un cambio radical en mi, en todo sentido. ¿Podrá aparecer esta vez alguien tan grande como ella, que desate tantísimas cosas en mi?

Se parecen mucho la verdad estos tiempos, es interesantísimo vivir todo esto, casi como un flashback tipo volver al futuro extraño, que llena de interrogantes y de un montón de cosas que no alcanzo bien a entender ahora mismo. 

Las tormentas y las calmas son la vida misma de una capitana, ¿no?