martes, 31 de marzo de 2015

Cerati, rey

¡Algunas veces Cerati es tan acertado!
Todavía no logro comprender por qué él y no el combo de reggaetoneros que harta plaga son, pero bueno, es una de las tantas cosas que no comprenderé nunca seguramente y está bien, es la vida misma.
Pero volviendo al tema... "hicimos el amor en la Luna", "de que desastre me salvé", "y cuando te busco no hay sitio en donde no estés", "ya estás aquí y el paso que dimos es causa y es efecto", "no creerías las cosas que he hecho por ella", "de aquel amor de música ligera" ¡ah! y qué amor, maldito delicioso, pero a ver ¡que me voy por las ramas!
Cerati es uno de esos dioses que se voló del Olimpo y vino a jugar con las cuerdas, la voz, las máquinas, los tambores y mucho más para crear esa música inolvidable, adaptable a cualquier ocasión, para eso bien diversa la hizo, ¡qué grande, qué rey!
Algunas veces me provoca teletransportarme, abrazarlo y darle las gracias, qué increíble sinergia.
Puede que esté agarrada con ella, pero siempre le daré las gracias por haberme dado de cumpleaños el libro del rey, hablando de aciertos, ¿no? pero no más de ella, de ella ya hablé mucho.
¡No tiene una mala! 
Hermoso, qué afortunados somos por haber conocido a este monstruo de nuestro rock latinoamericano, de haber conocido su evolución, de haberlo visto en vivo. ¿Si ve? yo iba a hablar de sus aciertos nada más y terminé hablando de él, qué amor.
Ese Fuerza Natural es pasado... cómo puede ser tan versátil, cierto y real. "...Siento que pasan los días y sigo adelante tracción a sangre. Creo que te hice tan mía que por un instante te olvidé... Tal vez lo más suicida sea decirte la verdad..." ¡JO-DER!
No veo la hora de llegar a este disco en el libro, saber qué le nadaba en las entrañas en la época, justo antes de acostarse a dormir la siestica que terminó siendo eterna. Pero me temo que cuando llegue allí, estaré terminando nuestra conversación -de esa forma- y no me gusta esa idea, tal vez por eso lo dilato como un chicle, no quiero dejar esa cercanía.
Es como Rayuela -mierda, volví a ella-, qué duro fue dejar de conversar ese tema con Cortázar. Pero no voy a pensar más en eso porque llego derechito a La Maga, y con la maga tenemos problemas por estos días.
Volvamos al rey, "hoy lloverá y se abrirá la tierra, ¡baby please!" 
Gracias querido Universo por los múltiples aciertos de Cerati, lástima que no podrán seguir naciendo -aunque ahí viene Benito, qué emoción-.

No hay comentarios: