viernes, 27 de febrero de 2015

Un día pésimo, lleno de cuestionamientos y divagaciones

No puede ser que la vida sea hacer parte de un sistema.
No puede ser que uno no se pueda dedicar a contemplar, filosofar, cantar.
No puede ser que la vida sea una rutina, todos los días la misma cosa.
Odio la rutina.

Es muy hijueputa que nada te llene, que en el momento en que terminás de hacer algo te sintás vacío.

Sueños contradictorios, no quiero vivir lejos del mar, quiero vivir en la playa, pero ¿qué hay de mi familia? Vaaaaaaya lío.

Me quiero formatear.



No hay comentarios: