jueves, 29 de enero de 2015

A nada!

No tenés derecho 
A reclamar, a esperar, a pedir
No tenés derecho 
siquiera a acercarte

Te esperé y no llegaste
Te busqué y te escondiste 
Ahí mismo, en tu mundo de libreto
Y me dejaste

No tenés derecho 
A sonreírme, a intentar,  
Lo perdiste todo
Cuando pasaste por encima 
Como se pasa por encima de la nada

Las lágrimas, los golpes y la rabia
Dejaron surcos profundos
Repletos de desilusión 
Y mi mirada desconcertada

No tenés derecho 
A regresar, ni tan siquiera a pensar
Tu silencio respondió 
Mil preguntas incrédulas
Y en la respuesta hallé mi paz

Y frente a eso, 
No se te ocurra manifestarte
Porque no tenés derecho a nada.

No hay comentarios: