viernes, 19 de diciembre de 2014

Desgarrándome

De las cosas más frustrante que pueden pasar es que el cáncer sea agresivo con una persona que amás y no poder hacer nada -aparte de mandarle buena energía-, porque los médicos decidieron que no tienen forma de curarla.
AH?
Me cago en la puta madre.

Qué queda? Darle amor en la distancia -porque bien lejos está- y desear que lo que le queda de vida lo viva de la mejor forma, que cuando sea su hora de partir no sufra demasiado, que se vaya tranquiliza, sin dolor y llena de satisfacción por haber hecho un gran trabajo en el planeta, por todo el amor que nos dio, la risa que nos causó, por su bondad.

No lo puedo ni creer.

Osea, obvio no era que iba a vivir para siempre, pero cáncer? Otra vez alguien en ese deterioro bárbaro y letal?

No hay comentarios: