lunes, 12 de mayo de 2014

La verdad

Cariño... Te mentí.
Te amaba, pero nunca te quise a mi lado. Eras un riesgo muy grande y jamás me quise embarcar con vos.
Te mentí! te enamoré y me enamoré jugando, realmente jugando, no pretendía quedarme viviendo en nuestra locura, en ese remolino despelotado de amor, odio, pasión y desenfreno.
No te pido perdón, en el momento fuimos felices. Pero como todo pasa, tu aliento y tu volcánico mundo me cansaron, mi locura no podía soportarte y corrí, con el corazón destrozado corrí.
Nunca iba a poder contenernos y por eso cariño, te mentí.

No hay comentarios: