domingo, 5 de mayo de 2013


Lo que viene a continuación, seguramente no gustará mucho.

Hace mucho tiempo dejé de escribir, la verdad, las razones pueden ser muchas o pocas, ya ni las recuerdo, sólo recuerdo que cuando uno está intentando sacar cosas de su mente, poco gana con plasmarlas en una hoja y hacerlas disponibles para el recuerdo.

Hoy, después de más minutos de los que me gustaría aceptar he decidido volver a jugar, no sólo porque lo extraño, sino porque tengo tanto por decir que siento que en cualquier momento voy a vomitar palabras.

Pasan los días y la lucha entre la melancólica y la sanguínea no se detiene, entre la hippie y la punkera, y entre todos esos extremos bipolares que me hacen ser como soy. Sin embargo, no quiero hablar de luchas, sólo estoy volviendo a esto con la calma necesaria.

Linda es la vida cuando pesa más la sonrisa que la lágrima, no?

No hay comentarios: