domingo, 26 de agosto de 2012

A veces creo que no puedo quedarme quieta, tendida sin hacer nada, sin pensar en algo concreto proveniente del exterior, porque mi propia mente y sus pensamientos me resultan insoportables, podrían acabar conmigo.

No hay comentarios: