lunes, 14 de mayo de 2012

Tiempo pa' pensar. No parar.

Parar.  No parar.  No.
Escribir por placer.  Escribir por libertad.  Escribir por necesidad.  Escribir para gritar.  Escribir sin pensar.  Escribir para jugar.  Escribir para soñar.  Escribir para vivir.  Escribir para enamorar.  Escribir para inspirar.  Escribir para cantar.

Seremos muchos o seremos pocos, es irrelevante el número, lo que verdaderamente importa es que compartimos el sentimiento.

Levantarnos contra el sistema y con nuestros lápices defender nuestros derechos, seguir hasta el final la lucha y jamás parar de escribir.  Tal vez contagiemos a otros, tal vez logremos animarlos a pelear contra quienes nos desean callar, quienes nos ignoran, quienes no se pueden dar el lujo de pensar, porque si lo hacen de pronto ven la estupidez que les han implantado, de pronto se dan cuenta que han estado ciegos y el sistema no puede permitirse ser descubierto.

Apagá un ratico el televisor, el radio, el computador, detené tu coche, apagá tu celular, desconectate por un momento del mundo y utilizá el tiempo para pensar.

Pensá en vos, pensá en lo que sos, cómo sos, quienes te rodean, qué querés de la vida, qué opinás del mundo.  Mirá al cielo, hace cuánto no ves una figura en las nubes.  Respirá.  Alejate un momento del círculo vicioso que te implantaron, pensá, vale la pena hacer lo que hacés?

Escribí aunque sea unos minutos, lo que sea que se te ocurra, todo es válido, desde "el cielo está cubierto de nubes grises", hasta los más completos ensayos filosóficos.  Escribí.

El mundo necesita más gente que piense, más gente que se atreva a gritar basta, más gente que escriba, que cante, que descubra el artista que todos llevamos dentro.  El mundo pide a gritos cambiar y a todos nos concierne.

Todos tenemos la obligación de responderle al planeta viviendo como es debido, de forma más natural, menos mecánica, más alegre y por qué no, menos plana.

El mundo necesita que nos arriesguemos todos a pensar y por qué no, si todos escribimos hasta definirnos, de pronto a partir de ahí podemos empezar a cambiar.

A la mierda la pereza, esta locura insana no puede continuar.

Sería útil dejar la criticadera y pensarle a las soluciones, peor es quedarse callado y obedecerle al resto que atreverse a cuestionar, a vos, a tu vecino, a todos y cada uno, para que esto se vuelva una bola de nieve que crece y a todos nos afecta, a todos nos obligue a dedicarnos tiempo pa' pensar.

No hay comentarios: