martes, 22 de mayo de 2012

Será tristeza? Ya ni sé.

Sonrisa en el rostro, ausente.
Ganas de llorar, presentes.
Corazón arrugado, presente sin duda.
Estómago encogido, claramente presente.
Culillo, intermitente pero ahí está.
Ojos encharcados, si, se tienen.

Dolor de ausencia, desespero, desubique, miedo, sentir el lugar equivocado -lo peor es no saber cuál es el lugar correcto-, ganas de gritar compitiendo con las de llorar, vacío -que ya va volviendo a ser un lugar normal-.

Perdida, respirando y sintiendo tonos menores.  
Extraño los abrazos, extraño las sonrisas y las palabras acertadas.

Esto lo siento muy duro, me está estallando los oídos y no veo luz, no reconozco el norte y me atemoriza no saber cómo salir a los colores y saltar con alegría.  Me abate darme cuenta que no es cuestión de un par de días malos sino muchas semanas conviviendo con algo cuya causa desconozco y se me dificulta combatir un mal así.

Creo que debí detenerme, cerrar los ojos durante un tiempo, desconectarme, no moverme, respirar y pensar en lo ocurrido y a partir de ahí determinar cómo continuar.
Creo que "seguir adelante" sin pensar fue un error.
Puse pausa a un montón de dolor, tristeza y miedo y no me detuve, seguí mi rutina con normalidad, ignorando que por dentro era un géiser que sólo estaba esperando el momento de estallar.

Y vaya estallido, me está destruyendo todo.

No hay comentarios: