lunes, 23 de abril de 2012

-suspiro- :(


Y yo aquí, enamorándome sola, enloqueciendo para meterme donde no es... cómo fuera para que fuera -suspiro-
No ha pasado ni un solo día desde que nos conocimos en que no piense en vos, a veces llena de rabia, a veces llena de amor, la verdad –y para qué negarlo- es que me muero por vos.
Quisiera estar a tu lado, quisiera compartir mis días con vos, quisiera conocer hasta el último detalle de tu loca vida y por qué no, de tu cuerpo. 
Sos mi mayor frustración, desde hace mucho tiempo lo entendí y bueno, no es fácil cargar con frustraciones, mucho menos una que sin mucho aviso se apoderó de mi inconsciente y hasta en mis sueños te hace aparecer –aunque el desenlace de los sueños suele ser más fructífero que nuestra realidad-.
No te olvido porque como dicen la bebe y chambao “no hay quien se olvide de ti” y me lo dijiste, que no te olvidara, pero ¿para qué querías que te recordara? ¿Para estar toda la vida lanzando gritos en silencio al destino que nos tiene donde y como estamos? o ¿para estar toda la vida esperando el momento de gritar que nos juntamos y que ni Zeus ni Poseidón nos separan?
Amor puro, desde el día uno hasta el último suspiro, la verdad suspiro tanto que parece que me los fuera a gastar, pero no es así, son eternos, así como lo que por dentro me recorre que lleva tu nombre y nació de tu intención.  Eternos, como el Sol, como el mar jugando con el cielo, como la Luna conquistándonos, como tus ojos coleccionando estrellas, como mis manos derramando palabras para vos… 

No hay comentarios: