viernes, 3 de febrero de 2012

Hoy...

Me siento débil, me siento abatida por la rutina inaportante, me siento cansada de ignorar la realidad, me siento atrapada.

Quiero olvidar este amor que se llenó de recriminaciones, rencores, pensamientos errados, suposiciones sin fundamento, maltratos y mil kilos de reproches.

Quiero volver a sonreír, mirar al cielo, erspirar, con los pulmones llenos de tranquilidad y mi cuerpo libre de ansiedad, quiero parar de moverme, descansar, recargarme de energías para volver a arrancar.

No tiene sentido dejar que alguien que no cree en mí me pisotee y arruine los días con comentarios y teorías subjetivas, no me interesa someterme a torturas, ni a mal genios, no me interesa perder la sonrisa, no tengo intenciones de pelear, yo tengo la conciencia tranquila y no voy a permitir que alguien me tome como balón de fútbol y me trate con los pies como le plazca.

Estoy harta de esta situación, estoy harta de cambiar tanto el ritmo y la tónica, estoy harta de pelear, de creer que las cosas pueden mejorar, definitivamente uno puede ser muy iluso en esta vida, ¿no?

Eh! que cosa tan berraca, por eso es mejor relajarse, hacer las cosas bien por uno mismo y sólo aceptar lo bueno que pueda la gente brindar, de lo contrario es como creerse toro y salir al ruedo, no gana más que heridas, sufrimientos, humillaciones y bueno, no falta la muerte.

Hablando de eso, pobres toros, mundo marica que maltrata animales, por eso mañana me voy a acostar semidesnuda en el Parque de los Deseos para ponerme en la piel del toro y protestar, es que el mundo no está bien y está peor hacerse el de la vista gorda mientras animales pagan la crueldad de unos cuantos, cuando no han hecho nada malo para merecer tal castigo.

Nadie merece que lo maltraten porque sí, sin razón, eso no es justo y no lo voy a permitir y mientras pueda, haré algo para evitarlo.

No hay comentarios: