martes, 7 de febrero de 2012

Es tiempo de...

Luna llena, Luna energética, Luna poderosa.

Mareas vivas en algún lugar en el que no estoy y daría todo por sentir esa magnificencia.

Sonrisas al cielo, corazones rotos o arrugados que a gritos piden sanarse, ojos brillantes y rendición ante la diosa del cielo.

Ocultando tristezas en la oscuridad, mimetizando depresiones entre las sombras, deseando levitar hacia el infinito para deshacerse del dolor.

Reiniciar la mente y el cuerpo, arrojarse al espacio sideral para renacer en el bien, avanzar sólo con la buena energía como motor y la felicidad como norte.

Alzar los brazos y absorber con calma la energía que la noche entrega a quien se atreva a contemplarla, con los ojos relajados y la mente en blanco.

Abrazar el cielo nocturno, sonreírle a su luz, anonadarse de su grandeza, tocarlo lentamente y respirarlo.

No hay comentarios: