lunes, 16 de enero de 2012

Ahora mismo no sé...

Ahora mismo no sé ni qué pensar, mucho menos sé qué decir.
Volví a sentir cómo mi corazón se rompió escuchando sus reproches, sus comentarios hirientes, sus palabras cargadas de tonos recriminadores, sus determinaciones de decirme adiós y sus posiciones que parecían ser tan claras, que denotaban tanto convencimiento.
Ahora mismo no sé ni qué sentir, me debato entre el cariño y la rabia, el amor sigue ahí pero lo siento borroso con dolor, me duele tener que dejarlo ir o no dejarlo ir, sino no estar segura de atraparlo y no dejarlo escapar.
Me sobran argumentos y me faltan al mismo tiempo para cualquier decisión que vaya a tomar.
Estaba altamente ilusionada, sentí que de nuevo tendría la oportunidad de recibir y dar amor libremente, sin problemas, sin preocupaciones ni recriminaciones de actos pasados, pero crudamente me estrellé contra el concreto de sus dudas y todo lo que había construido comenzó a desintegrarse, sentí cruelmente como la burbuja en la que flotaba se estalló y caí al suelo, sintiéndome usada, estúpida, ingenua y una vez más, perdedora.
Reitero, ahora mismo no sé que decir, pensar, sentir...
Todo parecía tan fácil, pero estaba engañada pues bajo esa superficie de amor y felicidad se cocinaba una tormenta de dudas y reproches que más temprano que tarde se desató y me mandó al carajo con una expresión energética, dejándome desolada y asquerosamente triste, vaya forma de empezar el año, no?
Una vez en el suelo miré alrededor y supe que quienes siempre han estado seguían ahí, mirándome. Los miré con los ojos llenos de lágrimas y dolor y en mi rabia me vieron refugiarme para levantarme.
Nada como la rabia para empezar a sanar un corazón roto, nada como repudiar el dolor para empezar a ahuyentarlo y dejarlo a un lado, dejar de darle prioridad y ponerlo en un segundo plano para que el tiempo se encargue solo de sanarlo.
Sin embargo no parece tan fácil cuando las cosas vuelven a sacudirse y cuando las razones por las cuales volé a la mierda parecen no ser tan importantes y el amor intenta plantear una nueva oportunidad.
Repito, ahora mismo no sé ni qué sentir, pensar, decir.
Qué clase de decisión debo tomar en este caso? Apenas levantándome y ya estoy corchada, apenas secando mis ojos para volver a abrirlos y en el horizonte vuelve a posarse esa relación, esa que me llena de cosas buenas pero que es inestable y llena de desconfianzas, dudas y reproches...
No sé qué actitud tomar, qué decisión, qué hacer, cómo actuar, a dónde dirigirme... Simplemente, ahora mismo no lo sé.

No hay comentarios: