miércoles, 28 de diciembre de 2011

Ahora mismo

Te desconozco conociéndote como lo hago, te desdibujas con tus acciones de una mente que amaba tus colores y tus formas, me dices adiós sin quererlo y no nos queda más remedio que desprendernos, del amor, del odio, de todo sentimiento que algún día pudimos sembrar y cosechar, pues ahora mismo no queda nada, no sé quien sos y mucho menos quien soy porque yo también me he perdido en este tormentoso mar en que he divagado sin norte durante tanto tiempo.
Con el corazón débil y los ojos ausentes temo por nuestro futuro que jamás pudimos cocinar, ni en tus sueños ni en los míos, y me desapego de nuestro pasado que hermoso fue tanto como tormentoso.  Nuestro presente es confuso, en tiempos de cólera nada es seguro, nada es saludable y así me esfumo con tu amor a ningún lugar donde pueda ser encontrado y contaminado...

No hay comentarios: