lunes, 8 de agosto de 2011

I'm just bored.

Hoy sólo estoy aburrida. Todo comenzó bien, dormir sin luz lastimando mis ojos, despertarme con una excelente canción, comer un buen desayuno y todo lo demás estuvo bien. Se empezó a estropear todo cuando casi me voy al suelo en el bus, sigo sin entender por qué los conductores de bus parecen olvidar que transportan seres humanos y conducen como si dentro del bus tuvieran bultos de cemento.
En fin, me logré sentar junto a un hombre de enorme tamaño, digo enorme porque la mitad de mi culo quedó por fuera del asiento, la verdad me sentí mal pero más mal me hubiera sentido de haberme cambiado de lugar, no lo sé, supongo que es esa muestra de humanidad que de vez en cuando se me asoma. Sobreviví al bus y recordé lo que más me molesta de caminar por el centro en las mañanas, ese maldito olor a berrinche producido por la cantidad -desconocida para mí- de indigentes y personas que orinan en cualquier lado, dejando sus rastros en las aceras y ese inmundo olor que se mezcla con las negras emisiones de los buses y los olores que los diversos locales de comida expiden. GAS. Sin nada más que hacer atravesé las calles necesarias para llegar a mi oficina, intentando aguantar la respiración.
Incidente en el asensor, es tan malo que cada vez que se detiene en un nivel se borran los números registrados en el panel y todos se asustan, la verdad es que en cualquier momento nos puede dejar atrapados adentro.
Llegué a mi oficina, sin ninguna respuesta significativa sobre el informe que la semana pasada entregué, me doy cuenta que aún no tengo absolutamente nada por hacer. Decido pintarme mejor las uñas -un morado que combina perfectamente con mi camisa- y pum! Me pega el recuerdo de los sueños -por no llamarlos pesadillas- que me atraparon en la noche y que no hacen más que reactivarme esa sensación de que hay una gran cantidad de cosas que no van como quisiera. "I'm just bored", pensé, y aquí estoy, vomitando letras mientras el portátil que mi jefe -prácticamente obligado- me prestó para hacer mis actividades termina de hacer su virus scan. Pero qué actividades si no tengo nada que hacer?

No quiero hablar con nadie, definitivamente, hoy no me siento bien.

martes, 2 de agosto de 2011

Visión

Tus recuerdos en un cajón bajo tu nombre. El cajón bajo capas de arena que cada día lo cubren con mayor peso, el peso del olvido.

Un viento sopla fuerte y alcanzo a ver parte de tu nombre bajo la arena, pero el mismo viento se encarga de volver a enterrarte ahí, bajo los millones de granos de arena que el mar empuja contra el cajón de tus recuerdos día a día que pasan las mareas y tu ausencia sigue ahí.

Tu nombre, tus recuerdos, todo se ha quedado enterrado bajo la arena y custodiado por el mar y el infinito poder del cielo, qué más olvido puede existir?

lunes, 1 de agosto de 2011

En mayúsculas

I hate days like this.
Ana Lucía Pérez Escobar está más aburrida que un caballo en un balcón.

No tengo ganas de nada… como raya en el mar, lleno de mierda y de lágrimas y sufrimiento de la gente. La raya se ahoga y se quiere vomitar y sigue nadando… y nada… nada ha cambiado y la raya está perdida entre el día y la noche, está atrapada porque la mierda no la deja ver el camino y sigue nadando… nada sin rumbo, nada sin razón, nada sin motivo o razón alguna, nada perdida, nada y nada cambia y lo que teme en su interior es que nada cambiará y seguirá nadando, nadará y nada hará. Vida rodeada de mierda, vida rodeada de nada