domingo, 1 de mayo de 2011

(suspiro)

Reconocés esa sensación de espacio vacío adentro, palpita, parece hacer implosión, quita la tranquilidad y sabés exactamente que es ese espacio que le pertenecía y ahora estás así porque no está.

Muchas preguntas deambulan en la mente, el corazón se te arruga con frecuencia sin darte cuenta y a veces incluso se te desbordan lágrimas que intentás, inútilmente, contener.

Esa sensación insoportable no se va a ir fácilmente, lo sabés aunque quisieras mantener la esperanza de levantarte mañana sintiéndote bien, pero no, muy en el fondo reconocés que no hay remedio inmediato y que tal vez ignorándola cuanto más podás, disminuirá un poco y podrás sonreír sinceramente.

Vaya mierda, "la mala pa' cupido", otra vez te llevó por un camino cerrado y aunque disfrutaste el viaje, se te quemaron las alas y caíste al fondo de tu abismal soledad.

No hay comentarios: