jueves, 12 de mayo de 2011

En tiempos muy difíciles

Es fácil esconderse cuando se está rodeado de oscuridad.

Intentar pasar desapercibido y no responder los llamados del mundo.

Ensimismarse y dejar pasar de lado.

En el cielo nubes grises intentan matizar la oscuridad.

Sombras de sueños desfilan por la mente desvaneciéndose de igual forma que lo hacen en el frío pavimento.

La lluvia no para de caer y todo parece una escena extraída de un libro de EAP.

Tanta oscuridad aturde, ataca y el corazón no recibe tanta energía como debería.

Esperar sin esperar, continuar el camino porque quedarse estático es tan sólo congelarse en un tiempo que no se detiene.

El mechero del bolsillo ha dejado de funcionar, el marciano poderoso se ha perdido...

Hay que ver la confabulación.

Los pronósticos anuncian fuertes tormentas, es mejor buscar refugio en lo único que jamás fallará en la vida... Uno mismo.

No hay comentarios: