domingo, 22 de mayo de 2011

Deseo, deseo...

Vivir en tus sueños, que vivas en los míos.

Que el Onírico nos de la posibilidad de vivir lo que la realidad se ha empeñado tanto en imposibilitar.

Ahí, donde nadie puede entrar, juntarnos eternamente, en ese mundo fantástico donde cualquier cosa puede pasar, estar siempre a tu lado y que jamás nos hagamos daño, sólo vivamos cosas buenas.

Sería una forma de vida indescriptiblemente feliz, saber que todas las noches cuando soñemos estaremos compartiendo juegos, sonrisas, abrazos, canciones y todo lo demás.

No podría pedirle más a la vida y a Morfeo.

No hay comentarios: