lunes, 18 de abril de 2011

Inevitable

Entre muy cansada, muy preocupada, muy consternada, muy impresionada y todo lo que indica que estoy en estado de shock y sin muchas posibilidades de cambiarlo.

En el mundo hay pocas luces que inocentemente intentan brillar con fuerza para mostrar caminos falsos, nada puede cambiar el curso de un tren del tiempo que avanza a toda máquina, indestructible, con los ojos cegados, con todo el impulso y una potencia que cada vez hace sentir con más fuerza sus efectos, mientras lo vemos pasar con impotencia y desespero, llevando consigo los elementos necesarios para hacer nuestros sueños realidades.

Avanza, sin mirar atrás, sin preguntarse consecuencias de su veloz movimiento, sin percatarse de la desolación que va acercando, tan sólo continúa su camino hacia algún lugar diferente, donde todos seremos diferentes o sencillamente no estaremos.

No hay comentarios: