sábado, 12 de marzo de 2011

Seguiré hacia mi puerto

Voy a seguir hasta encontrar un puerto de felicidad, donde las alegrías borren las tristezas, donde los colores borren los problemas, las sonrisas sean las únicas que causen lágrimas y se prohíba la entrada a los malos ratos.
Existe, lo sé, es allá donde encontraré la paz que mi alma requiere para hacer sonreír mi cuerpo todo el día, pues todo lo que los humanos provocan que hace estremecer el corazón será combatido muy lejos para que no llegue al puerto a tocarme.
Es una forma de vida, lo sé, la felicidad, la tranquilidad, la paz y la satisfacción existen, y una vez entendido eso, sería irresponsable y una persona absolutamente mediocre si no lo persigo.
Me rehúso a nadar por la vida hasta su final sabiendo que es posible el bienestar sin luchar por alcanzarlo.  Todo lo que no aporta ese estado se puede alejar la mayor distancia que pueda porque lo rechazaré.
Sé que me acercaré a mi puerto soñado, para eso soy la capitana y mi barco sólo a mí me obedece.

No hay comentarios: