miércoles, 6 de octubre de 2010

Diablo a dormir

Un día alguien llamó la atención del diablo.  El diablo siguió su camino sin darle mucha importancia.  Casualmente ese alguien se hizo presente de nuevo y el diablo decidió detenerse.
 
No tenía idea.  No sabía quién era ese alguien.  Mucho menos se imaginaría que ese alguien eventualmente haría que el diablo se acostara a dormir y en su cuerpo habitara su alter ego.
 
A veces el diablo se despierta y se entrecruzan ambas formas de ser.  Complejo.

No hay comentarios: