lunes, 13 de septiembre de 2010

De las cosas que te podría decir de frente, pero no hago

(Empecé con una palabra que no me gustó, pero era sincera.  Luego no fui capaz de encontrar una que encajara.  Esto de jugar con letras no me está funcionando bien).
...... Tenme paciencia, te lo pido por favor, un favor tan grande que no se si merezca que lo hagas, pero haz el intento.
Me da miedo ser ese alguien que a veces encuentro divagando dentro de mí y muchas cosas se me confunden, pero a pesar de eso, estoy segura que no quiero retroceder contigo, ni quiero hacerte daño, mucho menos engañarte.  Estar a tu lado me hace inmensamente feliz y pase lo que pase dentro de mi con mi locura, no tengo duda alguna de lo que siento, ni de quien eres.
Si mi honestidad te abruma o te lastima te pido perdón, no es mi intención ser alguien que te miente, alguien que te oculta cosas que en una relación es mejor saber.
Estoy cultivando en vos la confianza y no encuentro otra forma de hacerlo que no sea la sinceridad, no quiero venderte ideas falsas ni crear las bases de lo que estamos construyendo con simulacros, quiero que todo sea real, así a veces duela o nos de mal genio.
A veces soy un fastidio, a veces no entiendo mis reacciones, a veces no sé por qué actúo de una u otra manera, y a veces cuento más cosas de las que una persona normal decide contarle a su novio o novia, pero es que sinceramente, yo no soy normal y eso lo sabes!  No quiero que eso te cree películas, no quiero que te encierres en tu mundo a pensar tus cosas y las minimices como si no tuvieran valor suficiente para contármelas, no hagas eso nunca, menos cuando son causadas por mis comentarios o mis historias brutalmente sinceras.
Yo quiero que todo con vos sea grande, bueno, las cosas malucas no, obviamente.  Por eso te pido, si en algún momento se me va la mano y te digo algo que te molesta, dímelo, que yo no tengo la fórmula exacta de tus medidas, aún no.

No hay comentarios: