martes, 6 de julio de 2010

Me despertaste

Te metiste en mi mente y me robaste el sueño,
Invisible para mí en el Onírico, entraste y me hiciste expulsar.

Sentí como mi mente reaccionaba hacia la consciencia,
Sentí como mi mente llegaba a conectarse con mi cuerpo,
Y desperté.

Si, desperté pensando en vos, a una hora de la madrugada bastante inusual.

Tal fue tu capacidad para robarte mi mente que no he podido dormir, 
Incluso luego de revolcarme en mi cama y nadar en mis océanos mentales de incoherencias, gritos, sueños, miedos y recuerdos.

Hay de todo allí, pero vos me sacaste de donde deseaba estar, 
Solamente para que no te olvide, o eso supongo, porque ¿para qué más habrías de hacer algo así?

Con cada intento por descansar de nuevo y llegar al mundo de los sueños, viene un flashback a mi mente que me obliga a abrir los ojos y sacudirme...

Cierro los ojos, bailás frente a mí, la distancia entre vos y yo es mínima,
Cierro los ojos, tus manos empiezan a recorrer mi espalda, de arriba a abajo, rozando mi piel descubierta,
Cierro los ojos, mis manos imitan las tuyas... Me derritió tu espalda,
Cierro los ojos, la música suena muy fuerte, las luces juegan con el ambiente,
Cierro los ojos, mordés mis labios,
Cierro los ojos, tu lengua y la mía juegan a tocarse despacio,
Cierro los ojos... ¡Aaaaagggghhhhh!, me provoca gritar.

Con razón me sacaste del Onírico, una noche con escenas como esa no debería dejarse en el olvido.

Dejame ir, conmigo no estarás como quisiera, con vos no puedo estar, dejame descansar, salite de mi mente...

No hay comentarios: