sábado, 31 de julio de 2010

Preguntas al aire...

¿Qué se siente estar enamorado de una chica que está enamorada de otro chico?
¿Sentís acaso que perdés el tiempo?
¿Sentís que nunca la tendrás?
¿Sentís que llegaste tarde o que no debiste llegar?
¿Sentís que todos tus sueños con ella son una tontería, son sueños nada más?
¿Sentís cómo se te rompe el corazón cuando la oís hablarte de lo bien que está a su lado y de sus sueños junto a él?
¿Te preguntás cómo encajás vos en su panorama?
¿Te preguntás por qué ella hace planes con vos si está enamorada de su chico?
¿Sentís que estás viviendo en un mundo de fantasías, que a la hora de la verdad todo es mentira y que en algún momento te despertarán y quedarás perdido en el medio del mar?
¿Qué sentís cuando pensás que cada mañana ella se despierta a su lado y cada noche, abrazada a él, se duerme?
¿Qué recibís de ella que te mantiene a su lado, cuando tu historia y la de ella no es más que un cuento de hadas, un juego de palabras?
¿Sentís que invertís la energía en nada concreto, o por lo menos nada real y tangigle?
¿A qué estás jugando?
¿Cuál es tu objetivo, que ella algún día termine con su chico y se de cuenta que vos sos lo único que necesita para ser feliz?
¿Qué sentís cuando ella te cuenta un nuevo plan, un deseo que quiere realizar junto a él?
¿No te parece insano estar enamorado de una chica enamorada de alguien más?

Dejá de cocinar tu corazón a fuego lento,
Dejá de andar con los ojos cerrados,
Reaccioná y date cuenta que tu fe en ella es linda, pero absurda es la dirección en la que te dirige.

No la perderás completamente si decidís cambiar lo que sentís por ella o si transformás la relación que tienen.  Sólo te harás un favor canjeable a largo plazo, cuando la veás a ella continuar de la mano de su chico y vos te enterés que definitivamente lo que tuvo con vos nunca se alejó de ser un juego, ¿o qué creés?

lunes, 26 de julio de 2010

Rayando el suelo

Rayando el suelo con mis manos, con mis pies, con mi cuerpo.

Los crayones y los lápices los dejé en otro lugar, esta vez no los uso.

Me arrastro, despacio, intentando avanzar, aunque sin norte no le encuentro mucho sentido.

Desgarro mis uñas y raspo mi cuerpo, lleno mis manos y mis pies de cortaditas y heridas, al esforzarme por no detenerme y que las patadas del mundo no me anulen el espíritu.

El lugar es un poco oscuro, alcanzo a ver porque mis ojos fácilmente se adaptan a la oscurudad, pero no veo muchas luces, no encuentro muchos lugares que me regalen la esperanza suficiente para levantarme aunque sea un poco y empezar a caminar, por eso sigo rayando el suelo.

Rayándolo, llenándolo de fisuras, formas, desgastes, figuras, raspones, dejando rastros de cualquiera de mis lentos y desubicados movimientos.

Me detengo por un minuto y siento que por encima pasa un tren velozmente, sacudiendo el lugar.  Es el continuo movimiento del resto de mundo.  Me asusta y me cubro con las manos la cabeza, me halo el pelo y sale de mi interior un grito agonizante y desesperado, lloro y miro alrededor, no hay nadie, tal vez haya algo en una pared cercana, tal vez alguien dejó una pista o una señal.

Decidir hacia donde apuntar mi arrastre es igual de complicado que avanzar, puedo resultar en ningún lado, lejos de las pistas, las luces o las señales, o puedo encontrar ese lugar que propicie mi levantamiento para que pueda caminar.

Perdida mientras me arrastro y voy rayando el suelo, dejando marcas en las superficies que toco y cicatrices en mi cuerpo, que cada vez se va tornando más oscuro y frío, a causa de ir llevando conmigo la sangre que se va mezclando con la suciedad que acompaña desde siempre un suelo como este.

domingo, 25 de julio de 2010

Lejos, estoy.

Lejos estoy, lejos de vos.
 
Pero ahí, dentro de vos, donde el mundo no alcanza a mirar, donde sólo vos sabés lo que ocurre, estoy yo, tan cerca como si estuviera parada a 2 cm, ahí, pegada a vos.
 
En medio del silencio me podés escuchar si pensás en mí, en medio del ruido me podés escuchar también si te concentrás, porque siempre estoy ahí, porque estoy más con vos que conmigo.
 
Por eso estoy segura que nunca me voy a alejar, porque por dentro me llevás, sentime y sabrás que no miento.
 
A veces seguramente quisieras que estuviera parada ahí, a pocos centímetros, para escuchar las tonterías que tendríamos por decir, para darte un abrazo o para darte un besito en cada ojo cuando llorás, pero sin estarlo, estoy.

Buscame, si alguien sabe cómo encontrarme sos vos...Hacelo, encontrame, mientras vuelvo a pararme a tu lado y descubrís en mis ojos, quién es la niña.

miércoles, 21 de julio de 2010

Odio juzgar


Cortame la palabra el día que sintás que te juzgo, a pesar de la manifestación de rabia o del sentimiento que me cause lo que hagás, cortame el aire con un golpe seco, no permitás nunca que te juzgue.

Se me va...

La paciencia
El amor por vos
La tolerancia
La cordura
La tranquilidad
La razón
La decisión
La motivación
El aguante
La energía
La gana
El equilibrio
La pinza

martes, 20 de julio de 2010

Confesión

En una cama, que no es mi cama, que no es tu cama, pienso en vos.

Pienso en dedos que se deslizan sólos, cuerpos que tiemblan, sudan y se arquean, texturas, movimientos, relieves, sonidos, tranquilidad, palpitaciones, desespero...  Un conjunto infinito de elementos que dirigen a explosiones y entre tanto te veo sonreír, con los ojos brillando como si hubieran atrapado a la Luna adentro.

Pienso en vos, dejando ir la ropa sin miedo y sin restricciones, haciendo justicia a tu cuerpo.  Frente a mí, sólo frente a mí.

Pienso en vos, jugando conmigo.

Pienso en vos mientras estoy en otra cama, junto a otro cuerpo, bailando en otro mundo.

Sigue girando la vida y sigo pensando en vos.  En eso que nos fundió, poco importa la novedad de este mundo, poco importa lo delicioso que puede ser.

La definición de delicia la creaste vos y por eso, sigo pensando en vos.

lunes, 12 de julio de 2010

Naturalmente caótica

Me gusta que llueva cuando "hay Sol".
El cielo se pinta de colores, el ambiente es más fresco y se percibe un olor particular.
Las gotas de agua caen como balitas, azotando con su energía y frescor un suelo que agradece ser tocado.

Me gusta el verde de la hierba (¡ay cuidado no!), me gusta también su desorden, sus formas y diferentes texturas.

Naturaleza caótica y espectacular.

Me gusta mirar al cielo y jugar con nubes, sus formas, colores, movimientos.

Me gusta, mucho, el caos natural.
Es una forma extraña de tener consuelo, finalmente, si la naturaleza es caótica, ¿por qué yo no puedo serlo?

martes, 6 de julio de 2010

Me despertaste

Te metiste en mi mente y me robaste el sueño,
Invisible para mí en el Onírico, entraste y me hiciste expulsar.

Sentí como mi mente reaccionaba hacia la consciencia,
Sentí como mi mente llegaba a conectarse con mi cuerpo,
Y desperté.

Si, desperté pensando en vos, a una hora de la madrugada bastante inusual.

Tal fue tu capacidad para robarte mi mente que no he podido dormir, 
Incluso luego de revolcarme en mi cama y nadar en mis océanos mentales de incoherencias, gritos, sueños, miedos y recuerdos.

Hay de todo allí, pero vos me sacaste de donde deseaba estar, 
Solamente para que no te olvide, o eso supongo, porque ¿para qué más habrías de hacer algo así?

Con cada intento por descansar de nuevo y llegar al mundo de los sueños, viene un flashback a mi mente que me obliga a abrir los ojos y sacudirme...

Cierro los ojos, bailás frente a mí, la distancia entre vos y yo es mínima,
Cierro los ojos, tus manos empiezan a recorrer mi espalda, de arriba a abajo, rozando mi piel descubierta,
Cierro los ojos, mis manos imitan las tuyas... Me derritió tu espalda,
Cierro los ojos, la música suena muy fuerte, las luces juegan con el ambiente,
Cierro los ojos, mordés mis labios,
Cierro los ojos, tu lengua y la mía juegan a tocarse despacio,
Cierro los ojos... ¡Aaaaagggghhhhh!, me provoca gritar.

Con razón me sacaste del Onírico, una noche con escenas como esa no debería dejarse en el olvido.

Dejame ir, conmigo no estarás como quisiera, con vos no puedo estar, dejame descansar, salite de mi mente...

lunes, 5 de julio de 2010

"Hoy no soy buena compañía"

Nunca serás mala compañía, lo pienso con la mayor seguridad, basándome en 8 años de incontables momentos repletos de risas, bailes, historias, discusiones, paseos, enseñanzas, elevadas, borracheras, estrellas, humos, cielos bonitos, juegos, voladas, palabras, abrazos, canciones, miradas, besos, engaños, orgasmos, secretos...
Nunca será mala compañía alguien que entre subidas y bajadas se ha ganado tu admiración.

Porque no siempre estamos bien, no es la primera vez, ni será la última, te merecés mi indulgencia.  Si, porque hace unos meses la cagaste, me pateaste la lonchera, te lo dije y me pediste perdón.

Ponemos lo que somos y hemos creado por encima de los errores.  Nos juntamos para darnos fuerza y nos empujamos a seguir adelante.

Porque nunca es fácil ver a alguien como vos en un estado tan pegado al suelo, porque no merecés que te engañen (nadie lo merece para ser exacta).

Nah! Arriba cariño, arriba hasta el cielo, es ahí donde tu espíritu pertenece, porque sos grande.

Venga! A hacer de tripas, corazón.

domingo, 4 de julio de 2010

Son cosas distintas

Enamorarse no es una acción que trae consigo seguridad o garantía.
Garantía de saber que de quien te enamoraste siente lo mismo, se quedará a tu lado o te será fiel.

Enamorarse no es una acción que incluye un contrato de pertenencia.  En el momento en que esa "seguridad" llega a tu cabeza, caés en una forma de pensar que no se aleja nada de la ingenuidad.

Sentir que una persona es la que querés, no puede ser más diferente a sentir que esa persona es tuya.  Son dos cosas opuestas, depende totalmente de alguien más y es un error dejar en manos de alguien más algo tan delicado o que te puede aporrear fuertemente si llega el momento de enfrentarte a la realidad que implica esa diferencia.

Enamorarse es un estado en el que te ponés tan vulnerable que intentás agarrarte de algo para encontrar un poco de seguridad, pero es una actitud ilusa creer en la propiedad y agarrarse de esa idea.

Lo que da enamorar a alguien es una ventaja enorme frente a otras cosas que se pueden presentar.

La próxima vez que te enamorés, no pensés que "compraste" a alguien, pensá que podés intentar enamorar también y tenerle fé a lo que sentís y hacés sentir, y eso es suficiente para disfrutar, sin complicarte los días y los momentos con celos, temores a perder y esa cantidad de babosadas que arruinan las cosas y se te devuelven al final en tu contra para acabar con todo.