domingo, 2 de mayo de 2010

Flor negra / Flor colorida

Hay una flor negra.
¿Dónde? En un jardín repleto de colores.
Me siento en mi columpio a verla.
El Sol hace que el contraste entre la flor y el jardín sea mucho mayor.
Había olvidado lo mucho que me gustan las flores negras.  Parecen no estar tan vivas y por el contrario, emiten una energía fuerte, son imponentes.
Me quito las gafas. 
El jardín está en escala de grises y la flor no es negra.  A la flor no le cabe un color más.

¿Le ha pasado algo a mi jardín?

La flor de colores emite energía, más pobre cuando se revela su realidad.  El jardín es magnífico.  La magia de sus tonos y sus delicados contrastes me hacen delirar.
Me puse las gafas para intentar descifrar el lenguaje oculto de la única flor de colores en mi jardín blanco y negro.
Eso que creía que podía entender, no puedo.  A mi jardín especial no lo entiendo ni yo.
Me puse las gafas para ver el mundo en colores, me puse las gafas para engañarme, pero el Sol no permite las mentiras, el Sol es el astro de luz, bajo el cual no nos podemos resguardar en el engaño.

No le ha pasado nada a mi jardín...

Era sólo yo, intentando jugar una vez más.

No hay comentarios: