lunes, 3 de mayo de 2010

Cuando vos te alborotás en mi interior...

"Justo antes del amanecer, la oscuridad en la noche es mayor."

Te extraño, te veo en todas partes y me desespero porque sé que no sos vos, te pienso, te quiero.
Mi corazón se arruga, mi mente delira y mi cuerpo se estremece.
La vida juega de formas inexplicables a veces.
Nos enamoramos, nos perdimos, nos enamoramos otra vez y estamos lejos.
Olvidarte sería un crimen, ¿cómo olvidar a quien me dio tanta felicidad, tantas sensaciones?.
Olvidarte a veces parece necesario, cuando veo tan lejos la posibilidad de volver a estar a tu lado.

Te adoro.

Odio ver personas que presentan similitudes, no tenés comparación, sos un Sol en mi vida y siento seriamente que sin vos hay un vacío enorme en ella.
Vida que es alegre, triste, rara, colorida, depresiva, explosiva y repleta de emociones.
Nada es perfecto, ¿pero por qué la imperfección tiene que enmarcarse en la ausencia, en los espacios y tiempos en que no estamos?
Corazones juntos y mentes alineadas, así pensamos, y siempre es así, pero se siente insuficiente.
A veces te veo triste, con tus ojos hinchados, llenos de huellas de no bienestar.  Esas veces quisiera abrazarte y transmitirte todas las cosas buenas que me hacés sentir.  Vaya impotencia.
No siempre me hacés sentir como una reina, a veces me dolés, a veces quisiera no recordar más y poder seguir mi vida sin vos.
Cuando te veo alegre, siento como si me conectaras un cargador y me llenaras de buena energía.  Buena energía que combate a muerte mis soledades y huecos tristes.

Te amo.

Es un hecho, innegable, imposible de evitar, irrefutable.
¿Para qué gastar energía evitando amarte, cuando amarte es una satisfacción anormal?
Si pudiera pedir un deseo, ya sabés cuál sería.  Luego de leer esto es mas que obvio.
Si tuviera otra vez la oportunidad, la aprovecharía tan sólo para estar con vos unos momentos mas.
"¿Dónde estarás ahora mi bichito de luz?"
Yo estoy en un balcón, "oxigenándome", pensando en lo mucho que quisiera poder verte frente a mí, saltarte encima y abrazarte.
Qué tentadora es la idea de besarte, pero alguien tiene tu amor y no sé si sea justo un engaño.  Hay evitar ensuciar el karma.
Mirarte a los ojos, correr hacia vos como el día que nos encontramos en la calle, o el día que llovía e hicimos guerra de agua.
Jugar con vos, bailar, escucharte, hablarte, encajarnos, cantar...Simplemente ser!
Me gusta quien soy con vos, sacás de mí una versión que pocas personas logran...

Pffffff, duele, hasta los huesos, estar tan lejos.

1 comentario:

Francisco dijo...

=/
Nos pasa a todos.
No se como termine aca a las 4 de la mañana, pero lindo blog.