miércoles, 17 de marzo de 2010

No es nuevo

No es nuevo.

Después de unas épocas muy duras, un día me di cuenta que había aprendido a vivir sin alguien, que podía despertarme y sonreír, salir a la calle y respirar, mirar al cielo y no desesperarme, acostarme y no llorar, soñar y volver a empezar.

Después de atravesarme y arrastrar mis días por donde no era bueno, me di cuenta que todo es cuestión de costumbre, que no hablar más con alguien, no vernos más, no parcharnos más y no vivir a su lado, eran cosas que, en cuestión de un tiempo, dejaron de machacarme la alegría.  Eran cosas que no hicieron más parte de mis días, y cuando pasó el tiempo me di cuenta que sin ellas también era feliz, podía volver a ser feliz.

No es nuevo.

Ahora que no estás, no ha sido fácil. 
Miento? no tiene sentido mentir.
Me he desesperado, me ha dado rabia, me he ofuscado tanto que he terminado riéndome de mi estupidez por olvidar que había olvidado y que no fue sencillo.
Se sale de mis manos encontrarte, cuando uno no quiere que lo encuentren es muy fácil lograrlo, podría buscarte, escribirte, llamarte, si tan sólo no me hubiera amarrado las manos para no hacerlo. 

De tu mano me solté antes, de tu mano me suelto de nuevo, finalmente, esto es sólo un reflejo de tu decisión de desaparecer.

No es nuevo.

Pobre aquel petardo que cometa el mismo error varias veces.  Poner la alegría en manos de alguien que tiene como talento engañar y como vicio esfumarse es, desde cualquier punto de vista, una tontería.
Confundir los roles que jugamos en nuestras vidas es muy fácil, sobre todo cuando jugamos a enamorarnos, y hemos aprendido a hacerlo tan bien que fácilmente lo logramos.

No es nuevo.

Es una segunda parte, o será tercera? o cuarta? Perdí la cuenta, aunque realmente nunca la llevé.  De cualquier forma, esto es una repetición.
El corazón intranquilo, las ganas de llorar consecuencia de la rabia,  esperar algo que te nazca? Ahí puedo morir esperando.
A veces me pregunto por qué me sorprende, a veces me pregunto por qué no peleo contra vos, a veces me pregunto por qué te dejé entrar a mi vida cada vez que volviste.
Esto es absurdo.

No es nuevo.

No hay comentarios: