miércoles, 24 de marzo de 2010

Con todo en contra

Los ojos que hechizan.

Los labios que mienten.

Los dedos que recorrieron la piel rasgándola a su paso.

Los oidos que no escucharon la voz que se quebraba mientras intentaba explicarse.

Los pies que pasaron por encima de una promesa.

Las manos que sin dudar enterraron el corazón, abandonándolo para que perdiera el aliento en cada uno de sus ultimos latidos.

Con la suicida (pero esperanzada) idea de que podría hacer girar la mente (que iba de frente contra un muro de ilusión óptica detrás del cual sólo había un vacío hacia la nada), y llevarla hacia su mundo lleno de luz y colores, a todo eso y mucho más se enfrentó. 

Pero tenía todo en contra, había perdido antes de empezar la batalla, lo supo cuando logró pararse al frente, y sintió como todo lo que se desató le iba destruyendo el cuerpo y la mente, por una mezcla que generaron de locura, dolor, cariño, rabia y obsesión por continuar.

Increíble que a pesar de tener tanto en contra nunca desistió completamente, y sin mucho con que luchar, siguió propiciando encuentros y buscando oportunidades, para finalmente darse cuenta de que todos sus esfuerzos eran "patadas de ahogado" y que no tendría ningun chance frente a quien se había convertido en un ser extraño y diferente en todo sentido, con poder absoluto y absurdo de neutralizar sus esfuerzos.

Ahora nada como raya en el mar disfrutando la calma. ¿Quién sabe? Tal vez algún día se vuelvan a topar, ya veremos lo que sucede.

No hay comentarios: