martes, 1 de septiembre de 2009

No creo en la palabra

Es gracioso que alguien no crea en las palabras cuando su forma de pasar el tiempo es jugar con ellas y pegarlas a un papel que a veces ni es tangible.  Creo en el poder de las palabras, creo que con ellas puedo crear un mundo invisible en el cual puedo jugar con personas a mi voluntad, creo que con ellas puedo convencer a la gente y justificar acciones, creo que con ellas puedo hacer mucho daño o muchas cosas buenas también, sin embargo, lo más importante es que con ellas puedo enamorar, reconquistar, crear ilusiones y sueños, con ellas te puedo preparar a fuego lento y así, al pararme frente a vos hacer que caigás con ponerte un dedo en la nariz.