miércoles, 12 de agosto de 2009

Del otro lado

Un día lo tuve todo, lo tuve todo y lo perdí...Logré que quien me amaba girara 180° y me odiara, lo sentí...Ausencia, dolor, recriminación, lágrimas, gritos, desesperos y un poquito más de decadencia...Llegué al fondo, ahí donde no ves la luz por ningún lugar, ahí, donde agitás las manos para que alguien te vea y te ayude pero no obtenés respuesta, me quedé durante mucho tiempo...Encerrada por dentro mientras por fuera seguía viendo en blanco y negro la gente, las ciudades, los días y las noches, la música era un túnel para transportarme entre mi realidad y la de afuera, no funcionaba muy bien aunque aprendí muy bien a pretender.
Un día, luego de dejar pasar más tiempo de lo justo, me quité los lentes, dejé que el Sol me tocara los ojos y me quemara la piel, sentí un abrazo de corazón y vi unos ojos brillar al verme, me di cuenta que hay otras personas capaces de sacudirme el mundo, algunas ya están aquí, otras llegarán.  Me levanté despacio, siempre es mejor evitar mareos, con calma miré alrededor y me enamoré de la vida, no es perfecta, dudo mucho que exista tal cosa, pero es más de lo que imaginé vivir y eso me hace feliz.  Sensaciones, millones de ellas, me llenan los pulmones de algo indescriptible, es magnífico...Desbordan sonrisas, nervios, ganas de saltar, bailes, canciones, colores...Vuelvo a vivir con Alegría…
Ahogarme está en mí, creo que volverá a pasar porque estoy segura que volveré a enamorarme eventualmente, pero acepto con el corazón sano que voy pasito a pasito, que no caeré a no ser que sea necesario, y que siento con mucha intensidad la fuerza recorrerme la mente con sus enseñanzas y voy a evitar con todo lo que pueda la imborrable sensación de alguien intentándome recoger.

No hay comentarios: