sábado, 9 de mayo de 2009

Tu silencio

Entre odiarte y adorarte sólo hay un elemento...Tu silencio.
Tu silencio que otorga, que demuestra, que revela.
Tu silencio que me acompaña día y noche, se ríe de mi delirio, me patea el espíritu, me da fuerza y me hace reaccionar.
Tu silencio que no tiene sentido si la mitad de lo que dijiste es verdad.
Tu silencio que me desespera y me obliga a dejarte atrás.
Tu silencio que esconde tu verdad y castiga la mía a quedarse encerrada entre los sueños de un futuro que jamás veré llegar.
Tu silencio que no tiene explicación y usás como un arma mortal.
Tu silencio.
Tu puto silencio.

Con todo el derecho que tengo lo maldigo, si pudiera maldecirte lo haría, no lo hago porque no soy capaz de desearte mal alguno.  Maldito es tu silencio, no lo entiendo y lo detesto, me llena de tantas cosas malas que lo siento recorrerme rasgando con sus uñas mis paredes mientras deja ácidos en sus caminos para que me siga ardiendo.  Más mente, menos corazón, tu silencio hace guardia y dispara, acribillando lo magnífico y encerrando en un sótano oscuro todo lo que alguna vez me hizo sonreír y palpitar...

No hay comentarios: