domingo, 26 de abril de 2009

Volvé "Milagro de Abril"

Alguien dijo un día que yo era el cielo (se me hace difícil recordar por qué alguien me relacionó con algo tan grande), en una parte del cielo hay un puñado de estrellas, estás acaso esperando que sean ellas quienes te vayan a buscar? Tendré que dirigir mis pasos hacia buscarte por todo el universo hasta encontrarte y hacerte saltar hacia mí?
Confundida? Dada la situación actual no creo que estés confundida...Creo que después de tanto tiempo ya es hora de abrir los ojos, no te dejés confundir, aquí te está esperando alguien que te extraña tanto que se seca en llanto con cada ciclo que termina sin vos, en mis pies está el destino marcado, seguí mis pasos y te darás cuenta que voy derechito a las estrellas!...La ruta es clara, volvé a mí...Mové cielo, mar y tierra y yo lo muevo con vos si eso es lo que se necesita para volver a abrazarte!  Puede que el camino no sea fácil y que tengás que dar mucho a cambio, pero la falta de olvido es la prueba que vale la pena.
Si simplemente no querés venir pues tendré que aceptar mi derrota y seguir mi camino sin vos, recordándote como siempre y esperando que algún día llegue la resignación que después de tanto tiempo no he podido encontrar, si no querés venir pues me seguiré mi camino a las estrellas, estoy segura que algún día llegaré y ahí volveré a verte.  Pero si no querés venir escuchame desde lejos gritarte un reclamo, dónde está tu adiós!
Pasan días, pasan noches, pasan meses, pasan estaciones, pasa de todo y no estás! Arrancá pues! Hacete sentir!  Causá algo más que un silencio que sigue dando vueltas con las horas, parece que el tiempo nunca se va a acabar, parece que el día nunca va a llegar!
A veces se me acaba la risa, risa enmascarada, risa que guarda el oscuro túnel en el que a veces me siento caminar...A veces se me apaga la chispa que necesito para caminar, se enciende el botón off y no puedo avanzar, por qué no parás un momento el mundo y me hablás?
Olvidarte es imposible...No puedo seleccionar recuerdos, sentimientos, sonrisas, alegrías, lágrimas, fiestas, sueños y borrarlo todo de mi cabeza y de mi corazón, es más fácil morir de locura que hacer eso y lo he intentado, pero la huella de tu presencia sigue ahí...Por qué tengo que renunciar a vos? Qué diablos le hice a la vida? A veces me pregunto eso...Si sos mi deseo a las estrellas, si con vos me pinto el esquema del día perfecto! Volvé carajo que estoy cansada de reír sin sentir!
Sabés cuantas veces te he soñado? No existen números suficientes, de día y de noche, aparecés en mi mente, te busco, te niego, te escondo, te encuentro, de cualquier forma, en cualquier lugar, de la forma más inesperada entrás en mí.  Tantas veces he soñado con vos, pero después de tanto que ha pasado los sueños se me van, siento que cada día te pierdo más en vez de estar más cerca, te pido que sigás viniendo para no sentir tanta ausencia y la vida parece reírse de mí, no conmigo, de mí! "Ilusa, es que no va a volver!" Podés, aunque sea, volver a mis sueños y colorear mis viajes por el Onírico? No entiendo por qué te me vas...No entiendo por qué te me fuiste...Sos parte de mí, no me quités esa parte...
Ah! Que te quiero conmigo Milagro de Abril!

miércoles, 22 de abril de 2009

¿¿¿Feliz día Patchamama???


A ver...Hoy "celebramos" algunos el día de la Tierra...Si, la Tierra tiene día propio, parece ilógico ¿verdad? Deberían ser todos los días el Día de la Tierra (me juego la carta del cliché), así, si la tratáramos como tratamos a alguien en su cumpleaños, le haríamos un poquito de justicia.

Creo que no es bueno dar por hecho que ella está ahí, a veces nos olvidamos que es tan grande, tan ser vivo, tan real como todo lo que tenemos, porque sinceramente, qué tendríamos sin ella?  Los cumpleaños de las personas son más importantes que el día de la Tierra, ¡como si no fuese ella necesaria para que pudiéramos celebrar los cumpleaños!

Algunas personas ni sabían que hoy era el día de la Tierra y no los culpo (aunque me parece muy triste), es un problema serio de difusión...Es lo que pasa con todo lo ambiental, tenemos un problema de difusión tan grande que no nos enteramos de las cosas básicas, de lo que pasa a nuestro alrededor, y es que todos los que "trabajamos" o tenemos mentalidad en pro del ambiente a veces nos olvidamos de contarle a la gente que existen días como este, días que definitivamente no se deberían dejar pasar por alto.  Algunas otras personas vivieron el 22 de Abril como cualquier día del año, como si no fuera una fecha para reflexionar, pero yo no puedo hacer lo mismo, yo, creadora y habitante de mi propio mundo (mental, por supuesto) completamente alejado del "mundo real", yo, moderadora de mi propia forma de ver la vida, estoy completamente consciente que estamos caminando en un planeta que damos por sentado.

Hace poco leí una noticia acerca de intentar plantar semillas en Marte...¿¿¿En Marte???? En el nombre de todo lo que existe y puedo nombrar, ¿qué es eso? Luego pensé "¿A quién se le pudo ocurrir tal idea?" Pues la respuesta es obvia...Al país que va a la cabeza de los responsables (en ideas y en acciones) del disparate de mundo en el que estamos viviendo, y es que no entiendo por qué me culpan o me juzgan por vivir en otro mundo, ¡es que las cosas aquí están hechas un asco!  Entonces qué... ¿Ya que con la Tierra no hay solución pues vamos a ver si en el planeta vecino podremos vivir? ¡Es que eso es el colmo! ¡Claro! Ellos tal vez (siendo increíblemente futurista, con un toque de su mentalidad) pensarán que podrán "volver a empezar" en otro planeta... ¿Y los que quedamos aquí qué? ¿Nos matamos las neuronas intentando resolver el lío que nos causaron sus ideas de desarrollo y de consumismo? Maravilloso, ¿no?

Recuerdo cuando era pequeñita (ah...no fue hace mucho, ¿verdad?), en el colegio nos asignaban tareas de hacer "dibujos libres" relacionados con la Tierra (para celebrar este día)... ¡Todo era tan fácil y divertido en ese entonces! Recuerdo que yo dibujaba el planeta con mucho azulito y verde, muy bonito él (porque en ese entonces me gustaba dibujar mucho más de lo que ahora me gusta escribir y tenía talento), sin embargo siempre dibujaba algo "malo", pues de los ojitos del planeta corría una lágrima (ya dije que era pequeñita), le ponía una curita (muy estilo Greenpeace), le hacía carita triste, le dibujaba una herida sangrante, un bosque caído, cosas así...Imagínense hace cuánto fue eso y ya una niña, que no tenía mucha idea de nada en el mundo, veía venir que el planeta estaba en decadencia!... ¿20 años después y esto está cada vez peor? ¿No les parece que con esta cantidad de tecnología, de ideas revolucionarias, de "conciencias verdes", de grupos ecologistas, de ideas de post-desarrollo, de ingenieros, licenciados, especialistas, y de todas estas cosas, que al decir nos hacen sentir mejor, deberíamos ver un cambio?

Está bien, puede que sea yo una afanada, acelerada y todo lo que quieran llamarme, pero es que no me cabe en la cabeza que los gobernantes, los empresarios, los ciudadanos, los pueblerinos, ¡todos!, nos llenemos la boca de orgullo diciendo que estamos trabajando unidos por un "desarrollo sostenible" y que vamos a permitir que las generaciones futuras gocen de bienes y servicios ambientales de la misma forma que hoy lo hacemos nosotros... ¡A mí no me vengan con cuentos!  ¡Yo no quiero tener hijos porque me da pesar, pánico y vergüenza traer un chiquito al mundo para que cuando crezca le toque vivir en este desastre planetario que estamos construyendo!  Yo para qué quiero un hijo que cualquier día me pregunte "¿Mamá como era la Tierra hace 30 años?" Y yo le responda cualquier cosa que no le haga justicia (para dejarlo tranquilo sin enrollarle la cabeza) a la maravilla natural que tenemos de planeta y que estamos tirando por el caño!

Yo no me quiero imaginar qué va a pasar en 30 años con el Parque Tayrona, con las Islas del Rosario, con el Nevado del Ruiz (bueno ese se quedará sin nieve, eso está claro), con el Amazonas y con todas las cosas increíbles que hay en Colombia, y eso sólo hablando de mi país...Qué va a pasar con el resto del mundo? Es que me da pena en serio entregarle a las generaciones futuras un planeta que no puede más con esta raza animal, ¿inteligentes? Si claro, ¡se nos nota!

Es increíble...Existen en este momento una gran cantidad de movimientos, iniciativas y acciones a favor de la disminución de los impactos negativos que causamos sobre el ambiente y, básicamente ocurren 2 situaciones, nos enteramos y no participamos, o no nos enteramos...Problema de información y participación...Ya vendrá la "Patada de realidad" acerca de estos 2 temas!
Una de esas actividades, en la que, por cierto, me siento orgullosa de haber participado (así no sirva para nada como piensan tantas personas), fue el día en que celebramos "La Hora del Planeta".  Algunos como siempre no se dieron por enterados del acontecimiento, otros dijeron "Muy bonita la idea, pero yo no me voy a quedar sin luz durante hora", otros en cambio, seguimos la corriente de la iniciativa y apagamos todas las luces, mi experiencia fue espectacular (En otra oportunidad les contaré la historia). 
¿Una hora sin luz? A esa hora presentaban en televisión nacional colombiana un partido de fútbol (Colombia vs Bolivia) y recuerdo que mi padre fue uno de los primeros que renegó por tener que quedarse sin luz durante esa hora, luego de un leve regaño lo convencí y logré que en mi casa apagaran las luces, pero me queda la pregunta "¿Qué podemos esperar si seguimos actuando sin pensar en el ambiente?".  Mi padre apagó las luces, porque tiene una hija Ingeniera Ambiental que lo hizo entrar en razón, pero ¿Qué pasa con aquellas personas que no tienen a alguien "cantaletoso" como yo a su lado?  Una hora sin luz no es pedir mucho...

Todas las pequeñas cosas que podemos hacer desde nuestros hogares para colaborar un poco con nuestro planeta son fáciles y todas son justificadas en el bienestar de nuestra casa, en serio, ¡la Tierra es nuestra casa! No hay otra forma de verla que sea válida...Entonces ¿qué pasa?

lunes, 20 de abril de 2009

Malgeniante

A veces pienso que me hace falta estar enamorada.
A veces pienso que me hace falta tener a alguien conmigo, alguien con quien hacer todas las cosas que se hacen cuando hay amor de por medio, cuando uno quiere, cuando uno comparte, cuando uno siente, cuando todo eso...
Pero cuando pienso en que quisiera tener eso con alguien, pienso en que podria inventar porque siempre me preguntaré que hubiera pasado si hubiera podido estar con vos.  Vos que me sacudiste el mundo y me acompañaste a vivir tantas cosas, vos con quien nunca pude estar como hubiera querido por el miedo, y por las reglas sonsas de la sociedad en la que nos criamos!

La vida es lo suficientemente impredescible para que los humanos nos inventemos reglas para controlar comportamientos y evitar acciones, cualquier cosa le puede pasar a cualquier persona, deberíamos hacernos la vida más fácil y dejarnos llevar por sentimientos cuando de eso se trate, en vez de retenernos por orgullos tontos y las opiniones de gente que tiene por deporte hablar mal.

Yo nunca escogí enamorarme de vos, quien te mandó a ser tan espectacular! Vos nunca escogiste enamorarte de mí, o eso creo, sabiendo quien era yo, no creo que en tu mente te metieras ideas para complicarte y complicarme la vida, esas cosas pasan y la sociedad, tan corrupta y llena de falencias en tantos sentidos, no debería ser el impedimento para que cuando dos personas se encuentran, y se complementan tan bien, se suelten la rienda.

No me gusta preguntarme ¿qué hubiera pasado sí?, lo detesto, tanto como las reglas que no me dejan caminar agarrándote la mano en la calle, parar en un semáforo a darte un pico, presentarnos usando un título pedorro pero importante...Bah! Que rabia!

sábado, 11 de abril de 2009

Entre paréntesis

Pienso y vivo, estás entre paréntesis
Algo pronuncia tu nombre dentro de mi cabeza
Recordándome que no te olvido

En movimiento o en reposo,
En acción o en reacción,
Tu nombre rebota en mi mente y sin dudarlo lo borro

No estás en mi presente, el futuro no lo veo claro,
Pensar en el pasado me dan náuseas,
No he podido definir donde ubicarte

Se abre el paréntesis, ahí está tu nombre
Inevitablemente siento rabia,
Respiro, sacudo la cabeza y lo cierro

La ausencia deja huella en el presente
Huella de un vacío reemplazable, por la propia grandeza y locura de siempre,
Y yo que no me creía capaz de olvidarte

Cuando se abre el paréntesis y saltás en mi mente
El corazón no se acelera ni se frena
Es como si tu nombre fuera costumbre, pero no tan fuerte como mi nueva costumbre de no tenerte

A veces pienso si todo esto es cierto
O es sólo un pajazo mental
Para sonreír en mi importaunculismo y caminar feliz con tu nombre sólo entre paréntesis

Con miedo sé que la respuesta no la sé ni la puedo dar
Tal vez si algún día te vuelvo a ver olvidaré que te olvidé
O realizaré que aunque quiera, más que un nombre entre paréntesis nunca serás.

Esperando y esperando,
De aguantar hasta volver a verte, una costra de no tenerte se formó en mis días
Y ahora dudo que valga la pena arrancarla

Miedo a recaer en lo que fue y no fue,
Miedo de mi reacción si algún día volvés,
Miedo de soltar o dejar el freno y estrellarme otra vez
Miedo de darme cuenta que no te quiero volver a ver.

viernes, 3 de abril de 2009

Esa canción...

El día que conocí esa canción había sido un día bajo, uno de esos días que no funcionan para el bien sino para sacar lágrimas de los ojos.  Alguien había puesto un freno de la manera más absurda en un sentimiento y una forma de vivir que no lograba comprender, no me pude quedar quieta y entregué un regalo, que no podía ser más sencillo y simbólico a la vez, con la intención de sacudir una mente que se abría y se cerraba a una velocidad que no lograba comprender.
El día que conocí esa canción había comenzado a perder la esperanza, la resignación estaba haciendo su efecto y el cansancio y la deshidratación empezaban a aflorar el "me importa un culismo" que tantas veces había manejado a la perfección, sin embargo cuando me senté a escucharla sentí sus ojos clavados sobre mi cara, hoy tantos meses después me recuerdo temblando, mordiendo los labios y mirando fijo hacia el nombre que aparecía en el panel.
El día que conocí esa canción no supe si creer que se refería a un futuro cercano en el que inevitablemente nuestras vidas se iban a separar, o se refería a que en ese momento ya estaba lejos y siempre iba a perseguir la luz de mi estrella, que ya estaba lejos y que tan sólo quería abrazarme.
El día que conocí esa canción, al presente que se toca en ella me aferré y preferí sonreír con lágrimas en los ojos, al mirar su cara sonriente mientras leía la letra escuchándome traducir partes, no sé porqué sentí que todo podía volver a ser como quería que fuera y cambié la luz de uno de los pequeñitos semáforos.
Debí haberme aferrado a la segunda opción, debí creer que ya se había ido y debí dejar en ese entonces que todo terminara...Debí quedarme con la escala menor y el grito de dolor final y aceptar mi fracaso, debí dejar de pretender que todo podía llenarse de colores y de corazones rojos, debí leer entre sus reacciones que no íbamos a tener corazones rojos sino rotos.