jueves, 22 de enero de 2009

Aquí pensando

Me gusta la soledad, me gusta la libertad.
Salir a la terraza en el medio de la fría noche, mirar al cielo, ver mi constelación favorita, hablar con ella, pedirle con lágrimas acumulándose en los ojos que no se vaya de mi memoria mientras el humo que retengo en los pulmones va saliendo poco a poco, sonreír y tratar de ubicar cada una de las estrellas que tengo en mí tatuadas, suspirar por quienes se quedaron en casa, pensar en quienes tal vez vendrán, pensar en el vecino o vecina que habita debajo de mi habitación, como será, me caerá bien, será bonito, será alto, gordo, tendrá mal aliento..., tocar mi barriga para encontrar las llaves y despreocuparme si se cierra la puerta (ilusa), aspirar un poco más recordando el sabor de lo que era habitual y ahora imposible de encontrar, tiritar por el viento de un temporal que aún no sé si llegará o el ventarrón de ayer lo alejó de mi nueva ciudad que aún no es mía porque no nos hemos conquistado a pesar de las sonrisas que cada dia nos regalamos, recordar la ciudad de mis amores, esa que es un pequeño mundo espectacular y loco donde todo puede pasar...
Me gusta mucho mi nueva vida aunque no dejo de pensar en lo que me haría tal vez un poco más feliz...

No hay comentarios: