sábado, 20 de septiembre de 2008

Empezó en Septiembre 12, terminó siendo para vos

Viniste y te fuiste tan rápido que no tuve tiempo de respirar, un tornado de emociones provocaste en mí y hoy después de despertar aún siento por dentro el caos que dejaste. 
Todo pasó tan de repente que no tuve tiempo de reaccionar y decirte lo mucho que sentía por vos, por lo que estabas haciendo conmigo. 
Una mañana me desperté y estabas a mi lado, había un mundo de emociones que me fascinaban, me mantenían alegre, sonreía y respiraba tranquilamente, los demonios que siempre nos persiguen se mantenían al margen, más allá de los límites de Fantasía, en donde reinaste a mi lado y le diste al mundo un sentido desconocido, asustador, pero tenías tanta seguridad de tu capacidad de hacer funcionar todo que el miedo no fue un impedimento para revolcar Fantasía.
Tan inesperada como tu llegada fue tu partida. 
Una mañana me desperté y ya no estabas a mi lado.
Ahora el mundo que construiste en mi territorio reclama, se pregunta, deambula y no se calla, palpita lentamente con dolor al percibir las ruinas del paraíso en que crearon su presente y confiaron su futuro, y el caos no parece disiparse, parecen inútiles los poderes que Fantasía y una mente muy poderosa poseen.

No hay comentarios: