sábado, 14 de junio de 2008

Lo que le está pasando

Yo no se que sucedió, todo cambió sin darme cuenta del por qué...Falta lo que das cuando te entregás sin reservas, extraña sensación dejaste en mí que reclama el no sentirte más, un vacío por dentro, un no encontrar por lo menos un pedacito de algo que me gustó disfrutar, eso que pasa cuando no pasa lo que querés que pase...
Levantarte acompañado de una botella medio vacía de vodka porque no fuiste capaz de tomártela, abrís los ojos para no ver su cuerpo ahí, prendés un cigarro para que los pulmones se enfermen más y duela más el cáncer que su ausencia. No querés olvidar, tenés que hacerlo pero no te atrevés a dar el primer paso, por el contrario te seguís restregando el hecho de perder y te escondés detrás de tu derrota para que nadie te zarandee para que reaccionés y te salgás de esta, una crisis más, sólo que esta no es una crisis cualquiera, esta es grande porque en algún momento una adicción creció en vos, se hizo fuerte y se te acabó la droga, no va a volver y tenés que olvidar. O tal vez volverá pero antes de eso habrán pasado tantos meses como años, nunca volverá a ser lo que fue, habrá cambiado y vos mucho más, serás quien te domine a no ser que te consigás una nueva adicción en un camino que es más desconocido que alguna otra cosa.  Tenés que olvidar y secar las lágrimas, parar de golpear los muros, las puertas y tu cama, pues te estás jodiendo las manos y todo este medio de la nada no es sano.  Estás perdiendo lo que te quedó de cordura cuando decidiste saltar a un vacío inmenso junto a quien amaste locamente.  Estás fuera de control y es hora de seguir, la sensación horrible que te recorre el cuerpo cuando recordás, el nudo que se te hace en la garganta cuando intentás hablar y las ganas de llorar que te dan cuando esa sensación se prende hay que combatirlos, no fue tu decisión y no te podés enloquecer más pidiéndole a tu cabeza y al mundo algo que no te pueden dar, suficientes recuerdos juntaste, guardálos en tu memoria y buscálos de a poquitos, no te encerrés en el pasado porque como dice Julieta "el presente es lo único que nos queda".  Te acordás como es de maluco que le rompan a uno el corazón, pero como no podés vivir sin corazón hay que curarlo, o querés echarte a la pena porque quien te lo hacía latir se fue lejos?
Ahora te tenés que parar de la cama con ese guayabo tan desagradable y tenés que dejar de maldecir cada nueva salida del Sol, dormir con la soledad y despertar en una cama vacía no te puede seguir partiendo el ánimo, tenés que parar.
....

No hay comentarios: