martes, 20 de mayo de 2008

Que pereza las mentiras


No tenés que cuadrar tu vida para complacerme, no tenés que mentir, no tenés que ocultar verdades.

Sea cual sea tu realidad la acepto y la respeto por encima de preferencias e ideales, sean cuales sean las cosas que te pasan a mi no me interesa tener versiones distorsionadas ni modificadas, no es eso quien sos, no es tu vida real y creeme que no quiero caminar al lado de una ilusión óptica, si quisiera arreglar tu mundo con mis deseos y mis sueños para vivir feliz y tranquila, la vida sería diferente.

Odio las mentiras, tanto como odio ser juzgada, las detesto de la misma forma como odio darme cuenta que la verdad es diferente a lo que me contaste.

Para qué engañás? Qué necesidad tenés de hacerlo? Te da miedo mi reacción ante lo que verdaderamente hacés? No te has puesto a pensar que es peor lo que pasa cuando me doy cuenta de la verdad, cosa que casi siempre pasa porque hay muchos lados que hablan de vos? Que desinfle, yo no te voy a juzgar, mucho menos a reprochar lo que hacés, pero la próxima vez que ocultés una verdad o digás una mentira, asegurate que no haya forma posible de que yo me de cuenta porque es desinflante abrir los ojos y ver que las cosas no son como dijiste.

Es esta una de esas cosas que no puedo cambiarte como alguien me enseñó a pensar y tengo que acostumbrarme a eso? Si es así no te dejés pillar más, odio cuando pasa!

No hay comentarios: