viernes, 30 de mayo de 2008

Fuerza

Cuando la mente se debilita, cuando el cuerpo no responde, inyectás fuerza con acciones simples...Palabras cortas o sermones, un abrazo o una mano agarrada, una sonrisa o el guiño de un ojo.

Fuerza de doble vía, percibida por quienes se sientan a observarnos, entendida sólo por vos y yo.
Fuerza que nos une, tan grande como el Sol, tan necesaria y tan espectacular que se disfraza para engañarnos.
Somos fuerza, la que necesita el otro para sobrevivir en las batallas, la que nos elevó del suelo cuando el mundo como lo conocíamos desapareció.
Fuerza que nos ha mantenido unidos por tanto tiempo.
Fuerza que no deja que uno avance dejando al otro atrás.
Fuerza que nos unió con sangre, llantos, risas y abrazos.
Fuerza que me reclama mantenerte a mi lado y buscarte o dejarme encontrar para que me mantengás a tu lado.
Fuerza que me impulsa a gritar que te amo.
Fuerza que me da la paciencia para seguir caminando escondida a tu lado, ahí donde sólo me podés ver vos, ahí sabés que siempre estoy porque resucitar juntos nos dejó unidos por los pies, por las manos, por el corazón, por la mente o por todos los anteriores...
Fuerza sos y fuerza serás, lo has sido desde siempre y te aseguro que jamás va a cambiar...

Cómo puede transformarse una fuerza que ningún ser humano puede controlar y que ha seguido recorriéndonos por dentro a través de las mil luchas que hemos tenido que enfrentar?

No hay comentarios: