jueves, 17 de abril de 2008

Un montón de preguntas

Ha pasado tanto tiempo, aún pensará en mí?
Qué sentirá cuando sus ojos me encuentran haciendo una de las miles de cosas que no solía hacer a su lado y ahora las comparto?
Se le acelerará el corazón compartiendo la felicidad que, se enteró, siento?
Yo camino con su recuerdo en un bolsillo, con su huella en mi interior, con su unión en una mano y con su signo en mi columna, será que se olvidó de mí?
Se fue sin despedirse, cada que vuelve lo hace, no puede dejar de hacer lo que hizo cuando para siempre se convirtió en lo que ahora es?
Me pregunto si habrá cambiado, si su espíritu sigue siendo burlón y juguetón o ahora será diferente y por eso cada vez se hace más complicado volverlo a sentir.
Todavía guardará el pedacito de corazón que se me llevó cuando me enamoró, o lo habrá perdido o dejado en el camino y por eso siento que en el corazón tengo un vacío.
Aún sonreirá con tanta fuerza que contagia a los demás?
Cuáles serán ahora sus motivos para sonreír?
Hace tiempo la idea de recibir señales, de percibir su alegría, dejó de ser un deseo, dejó de ser un afán, una necesidad.  Ahora eso corre a dosis lentas por mis venas, liberadas por todo lo que llevo conmigo en el camino.
El tiempo dejó de ser el mayor enemigo y sólo queda en manos del destino el que vos volvás conmigo...

No hay comentarios: