martes, 22 de abril de 2008

Nuevo día

Por todos los dioses! Quisiera haber despertado hace 10 minutos a tu lado.
Recuerdo que un día toqué la felicidad, era tan fácil como estirar los brazos para cualquier lado porque me rodeaba.  La toqué, la tuve en mis manos, me llenó con su energía pero no era sólo para mí y Morfeo me distrajo para que al despertar ella pudiera haber partido tranquila, dejando todo mi cuerpo y mi cabeza lleno con su sabor y al borde de la locura por haber caído en la trampa.
Lo sentí, fue mía, aún puedo cerrar los ojos y con un mínimo esfuerzo sentir de nuevo que la felicidad sí existe, sin mucho esfuerzo llegó a mí, instantánea, pero lo hizo...
Un nuevo día, mil rayos de Sol acariciando un mundo variable, quienes lo detestan y quienes lo disfrutan, quienes lo buscan y quienes le huyen.
Un nuevo día, nuevas oportunidades, se reviven recuerdos de un milagro que llegó en enero, fue concebido en abril y apagado en diciembre.
La alegría amenaza con irse dejando paso a lo doloroso de mil recuerdos que van siendo tragados en el olvido, borrados o tapados lentamente por el paso negro del tiempo.
Es fácil dejar de sonreír, es fácil llorar y llorar, pero ahí está el Sol... Sigue tratando de darnos su energía y si él no se rinde, no puede ser un humano tan cobarde y hacerlo.
En mis sueños ya no estás, en mis días te extraño cuando el orgullo y la berraquera se hacen a un lado, será que te estoy olvidando? Vos que fuiste todo lo que nunca ví venir?
Miro al cielo, está feliz...vuelvo a sonreír.

No hay comentarios: