domingo, 30 de diciembre de 2007

Muerte


Una vez más sobran las palabras, estorba la gente pero la soledad amenaza atrapar en sus oscuras garras.
Se trata de abrir los ojos sellados por las mil lágrimas que se han escapado ante el sentimiento más desolador de todos los que se pueden llegar a sentir.
Perder a quien te dió la vida y quien puso todo de sí para darte la mitad de lo que sos, hace que el Sol deje de iluminar y el día se torne oscuro, pues los rayos se perciben negro mate, no alcanzan ni a brillar en su pesadez y entran como candela a través de los mismos ojos que se esfuerzan para levantarse y observar el circo que se desarrolla alrededor.
Un desfile de corazones rotos, un conjunto de caras tan largas que se raspan contra el suelo que trata de evitar que las almas desoladas encuentren el hueco para irse a buscar un infierno que está a la vuelta de la esquina, al alcance de cualquiera que quiera abrir sus ojos al mundo sucio y real.
Tantas palabras débiles, como las piernas de los dolientes, llegan a los oídos de quienes no quisieran estar viviendo esa parte de la película sino estar despertando de la pesadilla que es perder a quien se ama, por las garras de lo único seguro que tiene un ser vivo, la muerte.
Maldita muerte que sólo parece atacar a quienes te rodean y poseen tu corazón, maldita muerte que no escucha tus plegarias esperanzadas, maldita muerte que implacable llega a reclamar lo que le pertenece, maldita muerte que espera impaciente el momento de tomar lo que le prometen cuando un nuevo ser vivo toca este mundo.

sábado, 29 de diciembre de 2007

Lo que pasó

Estaba pasando demasiado tiempo en Fantasía, entre el mundo de las hadas y lo mágico, por eso perdí la racionalidad en el mundo real.

Al abrirle los ojos a un nuevo día todo lo veía diferente, las palabras de los humanos resbalaban, excepto las de aquellos que considero seres excepcionales; de repente estaba sumergida en el mundo más espectacular que sólo conocen los niños y aquellos que se atreven a soñar para salir del absurdo mundo real.

El Sol jamás iluminó con esa intensidad, la Luna no se vió brillar con tanta fuerza en cielos llenos de estrellas, a mi lado había siempre un desfile de sonrisas y alegrías, conversándome cada minuto, burlando el paso del tiempo, atrapándome en su mundo, seduciéndome con la felicidad.

Siempre estuvo dentro de mí o cubriéndome, la música necesaria para recrear en Fantasía cualquier ilusión o deseo que naciera dentro de mí.

Recuerdo pasar con una criatura especialmente divertida la mayor cantidad del tiempo que le entregaba a los humanos, pero es que hace mucho tiempo dejé de considerarle como representante de la especie humana y podría gastar mi vida tratando de explicarles lo que es esa criatura, pero no me creerían, es difícil de imaginar que algo así pueda realmente existir.

El resto del tiempo estuve jugando en jardines llenos de flores, de bombas de colores, de helados y chocolates, acompañada de mis mil sonrisas jugué con un unicornio que se le voló al dueño porque lo dejó tirado en una manga, jugué con unas haditas más chiquitas que mis manos, pero cantaban conmigo a todo pulmón, sin importar el sonido poco placentero que emitíamos.

Ví pasar por mi lado un duende que le había quitado a su mamá la receta de la inmortalidad y me la quizo vender, pero no pudo parar a hacer el negocio porque su mamá lo perseguía como loca.

Por un momento toqué el cielo y en mis manos sostuve una estrella que sólo se deja ver en algunas épocas del año y siempre sale con sus dos hermanas porque los dioses las hicieron inseparables.  Cuando la sostuve con mis dos manos, me di cuenta de lo ligera que es y de la energía que emite; la examiné con mucho cuidado, tratando de encontrar algún huequito por el cual ver su interior, pero alguien me susurró al oído que no podía saber lo que tenía por dentro, que yo sabía lo que era y que sólo me quedaba tener fé que así fuera.  En ese momento no pude hacer otra cosa más que sonreír y apretar esa estrella, tal vez para sentir la fuerza de quién la habita, tal vez porque luego de tanto tiempo aún espero sentirla, o tal vez porque nunca había cargado una estrella!  La verdad no nos interesa saber porque intenté estriparla como si fuera un limón al que hay que sacarle jugo, sólo lo hice y listo.

En Fantasía fui feliz, soñé, jugué, me enamoré de un ser mágico y cuando me despertaron para volver al mundo real me desubiqué.  Perdí el control de lo real, perdí el control de todo lo que había creído controlar y casi me ahogo en un mar que estaba furioso, sintiendo el poder de la tormenta perfecta.

Alguien me tiró un flotador y me agarré con fuerza, miré y no era sólo una persona quien sostenía mi salvación, eran varios humanos, los mismos que habían sido valorados de forma incorrecta, o que habían sido puestos en segundo plano.  Reaccioné y me di cuenta que por muy feliz que sea viviendo en fantasía, este mundo loco e inentendible es donde debo vivir, o por lo menos debo dedicarle más tiempo y dejar de soñar con el amor que nunca voy a tener, porque esa creación de los dioses jamás saltará a buscar el cielo o porque quien se robó mis sueños tanto tiempo está atado a su cobardía.

Entre Fantasía y realidad, prefiero vivir en Fantasía...Hada, ninfa, cielo...prefiero ser eso, definitivamente!

La peor decisión

Cómo puede uno llegar a tomar la decisión más inimaginable de la vida?

Estás en un lugar que a nadie le gusta, exceptuando los hipocondríacos, a tu alrededor hay una cantidad de personas con batas blancas largas hasta las rodillas, en sus cuellos hay estetoscopios, en sus bolsillos lapiceros y en sus manos unos documentos, unas tablas de metal que guardan información que no quisieras saber pero es inevitable que la conozcás.

Ellos te explican o tratan de explicarte de la mejor forma posible que tenés a una persona tan importante como sólo puede ser esa persona, enferma, y que es hora de tomar decisiones pues cada minuto que pasa puede complicarse la situación aún más. 

Lo que sigue ahora para vos es jugar a ser Dios, debés decidir si esas personas vestidas de blanco deben luchar para salvar la vida de tu persona importante o si sencillamente deben quedarse quietos ante una situación que acabe con el sufrimiento y dolor, no sólo de esa persona, sino del resto de la gente que la quiere tanto como vos.

Cómo podés decidir eso? Qué pasa por tu cabeza en ese momento? Es una persona tan grande que te hizo quién sos, es un ser tan importante que creó un mundo a tu alrededor para hacerte feliz y ahora que está en este punto crítico de su vida, cómo podés decidir que es lo mejor?

Es una cuestión de egoísmo dejar que los de blanco le salven la vida a toda costa, pues es una lotería lo que pueda ser de tu persona importante si ellos luchan, puede quedar conectado a un respirador por el resto de tu vida, porque la de esa persona ya habrá terminado, después de eso no puede pasar nada más, no se va a mejorar, no va a volver a respirar a voluntad pues sus pulmones colapsaron junto con el resto del sistema respiratorio.

Es una cuestión de amor dejar ir a quien te dio todo, a quién amás más que a cualquier otra persona en el mundo, pues tienen una conexión especial que sólo ocurre con algunas personas, son amigos, son enamorados, son creador y creación, son muy unidos, cómo podés decidir con claridad que ya es justo que deje este mundo loco y descarado y se vaya a quién sabe dónde, a no sentir más el dolor que lo ha llevado dónde está?

Con nada más que admiración te miraré a los ojos hoy cuando te despertés del efecto de la droga que te aplicaron para tranquilizarte, con nada más que respeto por haber tomado la decisión que jamás creíste tener que tomar…

Cómo puede uno jugar a ser Dios? No me cabe en la cabeza tener que decidir sobre la vida de alguien que amo…

jueves, 27 de diciembre de 2007

De Peter y mi cabeza


Se quiere salir de su lugar, está palpitando tan fuerte que duele, los ojos a duras penas le abren, los oídos están agudizados y el sonido de la buena música le retumba en cada célula, incrementando aún más su dolor.
Sigue el tiempo tratando de descubrir por qué tiene que compartir su espacio con un ser que no le causa más que dolor.
Cada mañana siente el efecto que los rayos del Sol tienen sobre sus pequeñas ventanitas, quemando el interior de su sensible ambiente, obligando a bajar las persianas.
Es en sí un pequeño sistema que forma parte esencial de un sistema mucho más grande y tal vez más complejo.  Digo tal vez porque ella solita es un enredo, lleno de elementos con funciones tan diferentes que no es posible describir una única función, y mucho menos es posible aislarla del todo del que hace parte.
Es como un universo en el cual suceden cosas locas, se fabrican fantasías, se maquinan sueños, se visualizan situaciones improbables sin necesidad de cerrar sus ojos, porque realmente poco o nada interesa que el mundo se entere de las excentricidades que ocurren al interior.
Todo lo anterior no es nada menos que la cabeza de quien les escribe.  Un mundo en el interior de una chica que a su vez habita en un mundo que no comprende y la obliga a soñar y a vivir en su propia Fantasía...

viernes, 21 de diciembre de 2007

Del infierno al cielo

En vida sentí llegar al infierno, en vida sentí morir con cada despertar, al sentir la luz del Sol llegando a mis ojos sin poder el tiempo parar, sentí rabia por mis errores, sentí angustia, sentí cuanta cosa maluca puede sentir alguien cuando se da cuenta que ha dañado a quienes ama.

Sentía como había dado un salto que en vez de llevarme a la gloria me mandó derecho al vacío, y en la caída veía mis errores y avanzaba sin poder aferrarme a rocas verdaderamente firmes que me detuvieran de un golpe contra el piso.  Salté antes de tiempo y divagar por un mundo sin alegría sería el castigo que me esperaba.

Le lloré al mar, le hablé de lo que pasaba, le supliqué perdón, al punto de perder la cordura por no encontrar respuestas ni palabras adecuadas que pudieran darme una lucecita de esperanza. 

Busqué en un cielo lleno de nubes, en un cielo que se empecinaba en esconder mi guía, busqué respuestas y lo único que desaté fue más sentimientos negativos por haber permanecido tanto tiempo ciega, ignorando tantos caos latentes, bailando con los problemas hasta alejarlos de mi dominio.

Navegando entre los escombros que contaminaban el mar por la caída de mí castillo de cristal, sentí en el momento menos esperado que una voz me llamó y una mano se extendió para sacarme del naufragio, para llevarme al lugar donde el cielo se une con el mar y una vez más construir lo que había quebrado. 

Ahí, en el medio de la noche, las nubes oscuras se fueron del cielo, la Luna brilló con toda su energía y una vez más pude ver al cazador, recordándome que quienes están conmigo son tan importantes como quien habita el centro de su cinturón.  Ahí pude ver la perfección que se alcanza cuando no hay en tus ojos más que lo que más amas, un recuerdo azul de la felicidad que se toca en la tierra, destellando hasta perforar tu memoria y grabarse en tu corazón.

Miles de estrellas brillaron en el cielo, buscando entrar en los ojos de una alegría tan grande como no ha existido ninguna otra.  Esos ojos se iluminaron, en ellos algunas estrellas lograron entrar, pero con paciencia esperarán pues saben que luego de la tormenta vendrá la calma y con ella, todas esas estrellas podrán volver y el mundo sentirá otra vez estallar.

Después de haber tocado el infierno, no existe otro puerto diferente al cielo, mi cielo en vida, un cielo ideal donde pueda sonreír con alegría, donde esa alegría se funda con mi espíritu y una vez más tiemble el mundo, tiemble todo y jamás olvide que no puede existir algo mejor.

jueves, 20 de diciembre de 2007

Vamos Campeón!


Suena el silbato
Es la hora de entregarlo todo
Ponerle resistencia al cuerpo
Y maximizar el espíritu de juego

No es un simple juego
Es una batalla para triunfar
Hay 100 millones de espectadores
Viendo esa bola rodar

Se anima al equipo
Se grita con el corazón
Se llora cuando estalla la emoción
De coronarse de nuevo campeón

Sobre el campo bailan los cuerpos
Sobre la tribuna saltan los amantes
En la banca rezan los atados
Y el director contiene la energía en sus manos

Mil canciones se pregonan
Se juntan todas las voces
Se aplaude y se anima a un equipo
Se funden en uno todos nuestros corazones

Verde, verde como mis venas...Felicitaciones al campeón!

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Castillo de cristal

Has sentido alguna vez como se rompe el corazón de la persona que amás?

En un ridículo juego que no tenía otro nivel, en un juego que no tenía porque haberse jugado…

En un instante se cambió una vida entera de amor por una sensación que le gana a la mente, por unos minutos de temblor y miedo, se mandó a la basura lo que se construyó con más sonrisas y alegrías que las vividas en un circo eterno.

Sentí como su corazón se partió en pedazos cuando rompió el silencio que guardaban dos cuerpos que no se iban a juntar nunca, no sólo porque no tenían por qué juntarse, sino porque no era su deseo.

Dejé de respirar, dejé de pensar, dejé de sentir, mi cuerpo entero entró en shock cuando escuché unas palabras que taladran mi memoria día y noche, cuando los vicios dejan mi mente disponible para recordar una noche en la que sin razón, dejé de luchar contra una corriente estúpida que intentó muchas veces arrastrarme y con fuerza siempre me aferré al amor que le tenía a una criatura que nació de la magia.

Ahora, luego de romperle el corazón a quien jamás pensé aporrear, todo es diferente, le pido al tiempo que corra más rápido de lo normal, para que el desorden mental tome alguna forma correcta, para que el daño que hice a tanta gente se visualice en mi mente y pueda encontrar soluciones, pues no merecen ser dañados quienes me quieren…

Qué sentido tienen ahora tantas cosas que había pensado? Qué sentido tiene caminar ahora si la brújula se enloqueció y el norte jamás había sido tan confuso?

Las palabras no salen de la forma correcta, no encuentro la capacidad que tenía de escribir todo tan fácilmente, ahora todo es enredado, nada es suficiente!

Carecen de sentido tantos recuerdos que bailan en mi mente al ritmo de mil canciones, perdí la explicación que me motivó a hacer tantas cosas que hice, se ven borrosos los sueños concebidos y el pantano se tragó las esperanzas de conocer mundos nuevos de la mano de quien lanzó su hechizo sobre mí y me enamoró.

Un castillo de cristal, tan frágil como nunca fue pensado en su construcción, resultó ser la fortaleza en la que me refugié tanto tiempo al lado de una criatura magnífica que rayó la perfección.  Un castillo de cristal, ubicado donde el cielo se une con el mar, más allá del límite permitido para los humanos,  se quebró en un instante, dejando al descubierto un mundo extraño y engañador, lleno de alimañas y seres oscuros, que siempre intentaron entrar y nunca se les fue permitido.  Un castillo de cristal, tan perfecto como nunca se vio algo en este universo, fue partido rápidamente en millones de pedacitos, dejando sus habitantes en la calle, sin otro refugio que el humo y el sabor amargo del alcohol.

El Sol se refugia tras los cristales quebrados del castillo, las estrellas se esconden, la Luna ni se asoma…Todo cambió, sus habitantes abandonaron las ruinas, un hada intentó recoger cristales para reconstruir su fortaleza, pero el mar no la dejó hacerlo y se entregó a la pena de ver su castillo destrozado.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Pensando en que te vás

Hablé con Morfeo, él me mostró tu partida.  Sabía que no te volvería a ver y no pude despedirme.  El arrepentimiento me llevó por varios mundos, te busqué debajo del agua, fuí a nadar entre lava, desordené las nubes, revolqué todo lo que se apareció en el camino para volverte a ver; en el Carbiélago me embarqué a encontrarte y creeme si te digo que llegué hasta el aberno.
Ahí, en ese lugar, hice un trato con el rey para que me diera el poder de ubicarte en cualquier lugar que te retuviera.  A cambio le propuse un negocio pero no te lo voy a contar, eso quedó entre los 2.  Me dijo que abriera los ojos cuando sintiera mi corazón palpitar.  Cuando eso pasó, abrí los ojos y ahí estabas vos, no te habías ido, era sólo un truco de Morfeo con el que me quería mostrar que te vas y tendré que ir a buscarte, porque no vas a ser capaz de despedirte...

domingo, 9 de diciembre de 2007

A 3 universos

El cielo puede esperar, cuando en la Tierra todavía buscás la felicidad sin saber quizás, que vos lo sos.
El cielo puede esperar, cuando en la Tierra le das tantas sonrisas y alegrías a la gente que está con vos.
Los bosques, las nubes, el agua, el viento, los hombres, los animales, las flores, pierden gracia cuando tu energía se acerca, porque no igualan el encanto de una criatura bendita por el mismo Sol.

Si me vuelvo loca ahora, todavía me llamarías como lo hacés?
Te voy a mantener a mi lado como amuleto
Te voy a mantener a mi lado como energizante
Para que al mirar tus ojos entienda
Para que al sentir su brillo todo sea más claro
Para que al mirar tu sonrisa
Realice cada vez más que el cielo puede esperar si estás a mi lado,
Y que no hay ningún otro lugar tangible en el que quisiera estar cuando entro en tu órbita.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Entre el cielo y el mar


Mística grabada en cada una de las células de su piel que conforman un desfile de sensualidad, unidas tan delicadamente como los eslabones que forman una cadenita de ilusiones brillantes como diamantes.
Más de un universo de estrellas duermen en sus ojos, buscando ser despertados por una sonrisa para reflejarse en los ojos del cielo o del humano que los mire.
Es el mar hecho deidad, es la figura de perfección que han creado los dioses para encantar al cielo, cielo que busca estrellas para completar su propia colección y ha encontrado en los ojos del mar todo lo que siempre le faltó.
En ese mar el cielo encuentra lo que le estaba faltando, encuentra el reflejo de sí mismo y los cristales estelares de esos ojos le dan al cielo la bienvenida a una unión en el horizonte, allí donde tantos mortales quisieran estar o por lo menos admirar, pues es bien sabido que todo es perfecto cuando el cielo se une con el mar....

martes, 4 de diciembre de 2007

Recuerdo


Hace varios meses pedí un deseo de corazón,
Que permitieras que mi sueño se hiciera realidad,
El destino me hizo olvidar alcanzarte,
Hasta que una noche juntó los elementos necesarios.

Muchas vueltas dieron los caminos,
Tal vez te olvidé, tal vez me olvidaste,
Solo sé que como siempre había sido,
La energía percibida y la atracción seguían latente.


Una noche perfecta nos observó entregarnos
A mil deseos y sueños sin cumplir,
Invocamos, nos besamos y hasta el cansancio nos tocamos,
Pero lo bueno no dura y tuvimos que partir.

Entre sonrisas, calles, humos y tragos,
Me enamoraste tanto que me quemaste,
Dejaste huellas por todos lados,
Maldita cobardía que me dejó perderte.

A veces quisiera llamar a preguntarte,
Qué sentiste que te hizo alejarte,
Cómo pudiste de verdad ser tan cobarde,
Porqué decidiste desviarte y no contarme?

lunes, 3 de diciembre de 2007

Cadena de corazones rotos

Tal vez se te salió de las manos el manejo de las sensaciones y sentimientos que te provoco, tal vez no soportaste volver a tu casa a tu vida rutinaria y plana sabiendo que había alguien dispuesto a entregarte cosas que jamás habías conocido.

No lo sé, ante tu ausencia es imposible que en mi cabeza paren de dibujarse escenas y posibilidades por las cuales no estás a mi lado, por las cuales hacés lo contrario a lo que tantas veces me pediste hacer, quedarme a tu lado.

Te extraño como al Sol en estos días grises de invierno, siento que falta algo en mi vida, sonreír al despertar es más difícil cuando no estás ahí para desearte un buen día o cuando sé que un mensaje no conseguirá respuesta alguna de tu parte; la música me recuerda que hay alguien en mi vida tan grande como fue quien vive en Alnilam, pero se rehúsa a participar en mi vida, huyendo a la amistad que siempre estuvo ahí para cualquier cosa, desde el primer día que nos saludamos.

Cadena de corazones rotos, yo le rompí el corazón a alguien, mientras camino con el mío en el mismo estado, será que el tuyo también está roto y eso es lo que te pasa? Es eso lo que te aleja de mi?

Odio respirar cuando mi corazón se está quedando sin fuerzas para bombear energía por mi cuerpo, odio levantarme del letargo que quisiera vivir, odio levantarme sin razón alguna, no tengo puerto a cual dirigirme, no lo veo, hay demasiada neblina en mi camino y las nubes se dibujan sobre mí recordando que conocí una deidad y no fui capaz de mantener semejante espectáculo conmigo.

Imaginate junto a mí, no sería espectacular? No te pido amor, tu amor está ocupado, hay muchas otras personas pidiendo amor, yo sólo quiero caminar a tu lado y enseñarte que lo que tengo para darte es tan real como lo que sentías cuando me veías, la alegría que se dibujaba en tu cara y la tranquilidad que le pude dar a tu espíritu mientras todo era normal, dentro de lo que se puede llamar así.

Por qué me tengo que conformar con mi vida sin vos? Si sabés que siempre respondí cuando me necesitaste, por qué no me dejás estar a tu lado en este momento? Hay mil ideas en mí, amarme fue tu deseo y renunciaste antes de lograrlo, el motivo no me lo explico y me está quemando por dentro, me están llorando los ojos y no encuentro la razón...

Luego no digan por qué la cadena de corazones rotos no para, pues así no puedo hacer feliz a nadie, vos tampoco podés y ni hablar de aquel pobre que camina hoy con el corazón partido por mi desamor...

Volvé a mi que me estoy enloqueciendo...Si no vas a volver por lo menos decímelo, dejámelo tan claro que no me quede duda que a tu lado no me querés, pero decíme algo que esta incertidumbre me está matando.

sábado, 1 de diciembre de 2007

Te regalo mi cuerpo

Te regalo mi cuerpo con la condición de que lo tomés lentamente,
disfrutando cada espacio de mi piel,
robándote mi aroma y haciéndome perder el aliento poco a poco


Te regalo mi cuerpo si sos capaz de controlar el impulso animal,
rozándome con tus labios, activando mi deseo,
hasta que sienta explotar y el calor nos una


Te regalo mi cuerpo para que lo movás con tu deseo,
tocando con tu cuerpo los lugares más sensibles,
regalame el cielo, bañame en tu placer...


Sólo así te regalo mi cuerpo...podés hacer lo que te pido?